jueves, 21 de julio de 2016

3

Y como que no quiere la cosa han pasado 3 años.


Y un día más de no puedo con el alma.

Los críos agotan y quien diga que la maternidad es maravillosa miente. Mucho.

Sí, tiene sus momentos, pero no estamos preparadas para semejantes proezas físicas ni psicológicas.

Te pasas el día intentando que no se haga daño, que no rompa nada -al menos que no sea suyo, porque el colapso de una estantería de supermercado no es algo deseable...- y lo peor de todo es que hagas lo que hagas, serás juzgada y lo harás mal.

Hace 3 años y algún mes más, que cada día tengo más gana de mandar a gente a la mierda.

¿Pero por qué nos meteremos tanto en la vida de los demás?

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger virtudes said...

Citalopran, ayuda a ver el mundo de otra manera. Habla con tu médico. Felicidades para esa niña.!

21 de julio de 2016, 19:28  
Blogger virtudes said...

Citalopran, ayuda a ver el mundo de otra manera. Habla con tu médico. Felicidades para esa niña.!

21 de julio de 2016, 19:28  

Publicar un comentario

<< Home