martes, 19 de noviembre de 2019

ZAZ - Je veux (Clip officiel)

Derechos

Sólo hay una cosa peor que estar mal y sufriendo siendo plenamente consciente de ello y es tener a alguien al lado a quien le pasa y no poder hacer nada más que esperar a que le llegue la hora, porque ni siquiera puede morirse aunque lo esté pidiendo a gritos.

Mierda de vida.

Etiquetas:

martes, 12 de noviembre de 2019

France Gall - Poupee De Cire, Poupee De Son (1965)

domingo, 3 de noviembre de 2019

¡¡Pensad Malditos!!

Si pudiera hacerles una sola pregunta a cada político que se cruzase en mi camino, sería la siguiente:

¿Cuál es la verdadera razón por la que se dedica usted a la política?

Puede parecer una estupidez pero, si se contestase de acuerdo a los principios de la persona, nos dejaría muy claro las intenciones de cada uno y podríamos vislumbrar un poquito del futuro que se nos viene encima y que vamos a elegir.

No hay lugar a dudas de que la respuesta de un verdadero político es dedicar su vida y su quehacer a la causa pública -"Res Publica, que nada tiene que ver con el significado de República"-.

Cada vez que hay elecciones me surge el mismo debate mental, al ver cómo los candidatos de distintos frentes se insultan y calumnian. Pero, estas personas no se dan cuenta de que si tratan así a otra persona que intenta, supuestamente, lo mismo que ellos, ¿cómo van a tratar al pueblo?

Debemos elegir. Ese es el fin de las elecciones. ¿Pero a quién vas a elegir si todos son la misma morralla?

Llega la fecha y nos golpeamos el pecho, somos los más españoles, ondean las banderas en las ventanas, ¿pero qué hay detrás de todo eso? ¿Por qué cuelgas tu bandera, sea la que sea?

¿Quieres demostrar que crees en tu país? ¿O quizás que eres más español que los que te rodean?

Esta mañana he visto un vídeo de campaña de uno de los partidos y se me ha revuelto el estómago: se usa el miedo y la mentira incitando al ciudadano a un odio confuso.

Nadie se da cuenta de la manipulación a la que se somete al votante, que se ha instalado en un estado de comodidad, de dámelo todo hecho.

Pero por dios, el que sea, pensad. Pensad malditos, que el odio debería de enfocarse contra quien manipula la información, contra quien saquea las arcas públicas, contra quien se asegura un futuro presuntamente brillante vendiendo al estado -y con él al ciudadano-, desmantelándolo y llevándolo a la ruina.

No se trata del emigrante que llega. Cada país tiene una historia que está forjada por los movimientos migratorios, pero se nos olvida, se nos hace olvidar, que esto es así. Todos fuimos, somos o seremos emigrantes que buscan fuera lo que su propio país no nos da, ya sea estabilidad, protección, trabajo, educación...

No se trata azuzar a la opinión pública contra delitos y crímenes llevados a cabo por migrantes. Hijos de puta los hay en todos los países. Se trata de que fallan las leyes que dejan impunes los crímenes -sean quienes sean los criminales-, de que fallan los políticos que deberían de regular esas leyes y que no lo hacen.

No se trata de romper el país con los independentismos, si no de reconocer identidades culturales dentro de un mismo estado, existencia que no se puede negar, de igual modo que existen las variaciones linguísticas de un lugar a otro, todas ellas dentro del mismo castellano.

No se trata de cubrir con velos de ignorancia lo que de verdad debería de hacer moverse a la conciencia ciudadana: no son esas situaciones, si no esos que nos gobiernan o quieren gobernar, los causantes del saqueo del país, de su hundimiento en la ignorancia, de su empobrecimiento.

No es comunismo, es lógica el hecho de pensar que si las eléctricas hunden la economía doméstica, la nacionalización sería un bien común. Que si los políticos no sirven al pueblo, no deberían de estar ahí y mucho menos seguir cobrando por un trabajo que no siguen realizando tras cesar en sus puestos.

No es llenarse la boca con la palabra "país", cuando te giras para escupir los restos del bocado al acabar el discurso porque lo que realmente te interesa eres tú, tu bolsillo, tu futuro en un trono ficticio por el que vendiste a tu pueblo y traicionaste su confianza.

No se trata de pertenecer a una fascia o a la otra, ser un rebaño más que vota en grupo aunque se sepa que lo que se está proponiendo, es algo beneficioso para las personas responsables de que calienten sus asientos en congresos y parlamentos.

Por eso, pensad malditos. Usad la cabeza y dejad de ser un pueblo abotargado, conformado con la misma mierda, condenado a repetir unas elecciones porque los presuntos "políticos" no se ponen de acuerdo.

Pensad, Malditos, y actuad en consecuencia a vuestros pensamientos.

Etiquetas: , ,

jueves, 10 de octubre de 2019

Orden

No hay nada más importante en la vida y en el mundo que el orden.
Cuando se consigue poner las cosas en orden, hay armonía en uno mismo y en el universo.

Puede parecer muy "zen" pero es una realidad como una casa de grande. Unas veces se necesita un poquito de ayuda, ya sea en forma de medicación o de autotrabajo, pero la cosa acaba funcionando.

La vida es una mierda, no la vamos a cambiar así que lo mejor es asumirlo.
Te duele de vez en cuando todo a los bestia, no va a dejar de doler pero tampoco te va a matar a no ser que tú lo permitas.

Pues bailemos, que decía el sombrerero loco....

Y bailamos. Hasta el nivel de que el ritmo se te mete en los huesos y llega al tuétano contagiando el ánimo, que al fin y al cabo es lo que te mueve.

He vuelto a la escuela de idiomas después de muchos años.

Tengo un nivel de inglés muy bueno, no lo digo yo. He conseguido compartimentar el cerebro de tal manera que si tengo que hablar en inglés, hablo en inglés, si tengo que hacerlo en alemán, en alemán, y espero en breves poder decir lo mismo del idioma francés, que me está encantando.

¿Y por qué esta locura? Porque si te vas a morir algún día, que no te hayas quedado con las ganas de nada.



De vez en cuando me pillo unos berrinches de la leche por cómo te trata la gente, pero si te sientas a pensar, ¿merece la pena el disgusto? No. No cambia nada, sólo tu estado de ánimo.

Y con esto y un bizcocho....

He evolucionado tremendamente en la pintura, al violín tendré que darle más caña porque me encanta.



Que te apetece tomarte una birra, pues dale.

Que te tiembla la mano y se te cae todo, ponte a pintar y tomate la birra.

Que puedes ayudar a alguien porque crees que se lo merece, pues venga.

Y a veces, hasta sigo mis propios consejos y todo.

Del tema de la eutanasia ya hablamos otro día, que hoy estaba la cosa calmada. Pero sí, es otro frente abierto....

Etiquetas: ,

lunes, 24 de junio de 2019

Dánae

Dánae se las trae: por un lado la transparencia del velo no la acabo de conseguir. Voy a tener que hacer transparencias sólo a ver si lo acabo pillando.


Y la cara....


Etiquetas: ,

Mayo: El Beso

Esta claro que el estrés da para mucho, y si no, ver la lista de producción: la Maternidad, Retrato de Frida con Collar de Espinas, este trocito de El Beso y el inicio de Dánae que se terminó en junio.


He encontrado a mi profesora de dibujo del instituto y comentándole que pintaba, me decía que no debía "copiar" obras de otros, pero sinceramente, creo que es una buena forma de aprender. Sin Klimt, nunca hubiera accedido a pintar una piel con otros tonos que no fuera los propios de la carne, ni metido azules ni verdes. No hubiera aprendido a hacer esos sombreados tan impresionantes, ni esos contornos increíbles, por no hablar de las caras.

Nos volveremos a ver, seguro que tiene muchas cosas interesantes que seguir contándome.

Etiquetas: ,

jueves, 16 de mayo de 2019

Klimt, un tutorial sobre pintura al óleo

Nunca fui a clases, simplemente me picaba la curiosidad por cómo se hacían las cosas. Me pica la curiosidad.

Y como los niños, sigo investigando y aprendiendo, a veces a base de prueba y error y otras veces simplemente aprovechando los errores para crear cosas nuevas. Nunca sabes lo que puede salir de una pincelada mal dada (oh, un sfumatto!) ni de un goterón de pintura que se escapa (anda, reflejos de agua!).

Así que si mi experiencia sirve de algo, por aquí dejo el cómo he realizado una parte de Las Tres Edades de la Mujer de Gustav Klimt.

Lo básico es saber que todo parte de pocos colores: azul ultramar, carmín de garanza, tierra tostada, rojo escarlata, blanco titanio y amarillo cadmio.

Con esto se hace todo.

Un tutorial  muy bueno sobre la mezcla de colores y los aclarados y oscurecidos de los mismos, lo podéis encontrar aquí:


Este hombre es muy bueno y creo que lo voy a considerar el único profesor de pintura que he tenido nunca, a parte de los libros.

Con eso y el consejo de no utilizar nunca un color negro tal y como viene en el bote -porque no es un pigmento propiamente dicho como los naturales y reacciona raro al contacto con barnices de protección, dejándonos un churro de impresión-, ya os podéis lanzar a la piscina.

En caso de necesitar un color negro: carmín de garanza con azul ultramar y tierra sombra tostada. Eso hace maravillas.

Lo primero es trasladar al lienzo la idea. En este caso era esta versión cortada de la obra "Las Tres Edades de la Mujer" de Gustav Klimt.


La obra completa la podéis encontrar en este enlace.

Parecía sencillo. Y más o menos, lo fue. Sólo hay que tener en cuenta un par de cosillas: que Klimt venía de la pintura impresionista con un estilo  muy propio y que en ese tipo de pintura nada es lo que parece. Los colores se alteran, las proporciones, las ideas... y si a eso se le suma la corriente simbolista en la que se puede adscribir este autor, tenemos un caldo de cultivo interesante. Básicamente: olvidad todo precepto conocido de la carne es carne porque aquí hay tonos amarillos, verdes, blancos, morados y un montón de cosas más.

Primero lo llevamos al lienzo. Por el método de cuadrícula es lo habitual, pero no soy muy dada a esto si no a aplicar el ojo y la tecnología disponible.
Os explico más adelante.

Lo primero, el esbozo a lápiz. Ésto nos da una idea de por dónde van las manchas de color.
Luego un primer... ¿borrador? Vamos, metiendo bases de color, que nada tendrán que ver con el resultado final, por cierto.


Esto define los espacios donde más o menos irá la pintura definitiva.
Con una foto del cuadro que llevamos y con una imagen del que queremos llevar al lienzo, sólo tenemos que hacer una comparación en un editor de imágenes para saber dónde nos estamos confundiendo.

Por ejemplo, con el Gimp, software libre con una potencia muy interesante, al nivel del Photoshop.

Esta imagen que os dejo es de otro proyecto pero podéis ver por donde van los tiros.

A la derecha el original. A la izquierda la misma imagen original con una foto de lo que estoy haciendo superpuesta. Básicamente se duplica la capa y el ancho del lienzo para que se puedan poner tal que se vean las dos imágenes y se pega una capa nueva con nuestra foto encima. A esa capa se le baja la opacidad para ver qué hay detrás y ya vemos por dónde nos hemos equivocado para hacer las correcciones de dibujo oportunas.

Creo que es más concreto y útil que  el método de cuadrícula habitual y si se trata de realizar una reproducción totalmente fiel, es muy efectivo.

De esta prieza de Klimt no guardé esta comparativa, no hizo falta. Es bastante sencillo pese a lo que pueda parecer.

A partir de esas manchas que hemos hecho, lo siguiente es ir dando forma definitiva y volumen.


Un consejo: es bueno pintar desde el fondo hacia adelante y lo último que se da es el color blanco. ¿Por qué? Porque si realizáis un trabajo que consideráis bueno, pongamos en la cara y al hacer el fondo, se nos cae pintura encima, trabajo por tierra.

Mi técnica favorita es el uso de un pincel semiduro en seco. Y esto que se ve aquí es (era) mi mejor pincel. Con él se acabó esta pieza.


Está destrozado. Literalmente.

Para las manchas de color básicas, se añade a la mezcla unas gotas de esencia de trementina mezcladas con aceite de linaza (yo meto proporción 1 de trementina, 2 de linaza), para que haga la pintura más fluida y extensible.

Al día siguiente, comienzo a meter los volúmenes y colores que darán la forma definitiva con ese pincel seco. Es como una sesión de maquillaje aplicable a cualquier cosa que se añada al lienzo.


Un ejemplo en el de Frida que visteis antes. De esas bandas, se procede al modelado.

Ese pincel seco hace que la pintura sea más controlable y  lo hace fundirse con la capa de abajo sin transiciones visibles. Lamentablemente del Klimt no tengo la sesión de maquillaje. Me pudo el ansia pictórica y no lo documenté.


Al día siguiente, se dan los detalles: modelado de labios, pestañas, pelo y todos los pequeños detalles que hay "por encima".

Lo último que se ha añadido a esta pieza es el color dorado. No lo he realizado como en los originales, aunque me pica tremendamente la curiosidad sobre cómo quedará el pan de oro y sobre todo, cómo llevarlo a cabo. Aquí básicamente se pintó con un barniz dorado soluble en aguarrás.


El efecto no es perceptible desde de frente pero sí desde otros ángulos de vista pero queda así de bonito.

Y con todo esto, el resultado es esto:


Algún detalle:


Y te quedas así como con cara de "OH, ESO LO HICE YO?!!?!?!?!"

Por último, sólo una cosa más: cuando se pinta, haced caso de los impresionistas y aquello de que las imágenes se forman en la retina y son una suma de colores. No os rompáis los cuernos intentando hacer algo "perfecto" ni "perfectamente liso y volumétrico" pues la perfección sólo se aprecia cuando se ve desde lejos. ¿Tenéis los cuadros de casa colgados y los miráis a dos centímetros o los veis desde un metro o más?

Pues eso, de vez en cuando es bueno posar el pincel, dar unos pasos hacia atrás y ver en conjunto qué es lo que se está haciendo.

Eso y enamorarse de cada cosa que se pinte es el truco.

Espero que todo este rollo le sea útil a alguien.

Etiquetas: , ,

miércoles, 1 de mayo de 2019

Miradas que atraviesan

Con pocos colores: amarillo cadmino, blanco titanio, carmin de garanza, azul de prusia y siena tierra tostada, añadiendo un poquitín de aceite de linaza y trementina. Y tres sentadas.


Mi segunda versión de Boreas de Waterhouse. Desde la primera ha llovido un poco y han cambiado muchas cosas:

Esta nueva versión simplemente me tiene enamorada. Esa cara es lo mejor que he pintado en mi vida.

Me resulta simplemente preciosa. Triste pero es lo que hay. No se parece en nada a la original pero esta es mía, y me encanta.

Está claro que todos los dolores, todas las depresiones, si se encauzan producen maravillas y es que ya lo decía Goya, que el sueño de la razón produce monstruos... ¿Pero son tan malos o sencillamente no sabemos entenderlos?

Etiquetas: ,

martes, 23 de abril de 2019

Rea Garvey - Is It Love? ft. Kool Savas