miércoles, 17 de octubre de 2018

Vida de la hoja más allá del árbol

Me moría por hacer esto así que fui a ver a Nando y a Cari y me explicaron cómo y hoy me he puesto, hasta las cejas.

Ayer mordenté a dolor y hoy, no me aguantaba más y a poner hojas:


Me fallaron varias cosas por las prisas pero es que no me aguantaba: el hierro sólo llevaba dos días cuando necesita estar una semana, la tara para el fondo se hizo en frío en lugar de en caliente y no aparecieron esos azules tan guapos...


 Al usar lo que había por casa... los helechos no tiñen bien, la paniculata deja pintinas, que con el hierro hubieran quedado mucho mejor, pero hasta la palmera lo intentó y lo del eucalipto, mola.

Hubo resultados interesantes y el arce, da igual en el color que tenga la hoja, queda de un dorado precioso, al menos en estas condiciones.

Hubo resultados interesantes pero ante un descosido... nunca falta un roto y...

Mezclamos dos cosas interesantes: caligrafía japonesa (hana, flor, es lo que pone) y ecoprint y el resultado fue de lo más interesante.


Es curioso los efectos que genera el carbón sobre la imprimación de las hojas, es como una pintura de oro.

Si se hace eso, hay que echar laca encima que el carboncillo una vez seco, se esparce...

Primer resultado  muy satisfactorio.

Gracias Taller Textil Cari Callejo, son unos momentos de felicidad totales los de hacer estas cosas.

Etiquetas: , , , , ,

lunes, 15 de octubre de 2018

WHAT?

Tengo un gorro nuevo la mar de chulo y la edad suficiente para ponérmelo y que me la sople que la gente te mire raro.

Siempre me ha gustado vestir gorros, quitan el frío que es un lujo y ya por aquella época del instituto mi madre me cosió algo parecido a una chistera que me encantaba, con lo que estoy un poquito acostumbrada a que me miren raro.

No sé por qué, la verdad, porque no hay nada más raro que ver a un montón de gente toda vestida igual: este año se llevan los estampados animales, pues la calle se llena de "guepardas".... ¿Os acordáis del año que se llevaban las mantas para caballo y las calles parecían un desfile de potros engalanados?

Pues eso, que este año he encontrado un gorro de lana que me encantaba y me lo he puesto.

Experimento social con resultado curioso: a partir de cierta edad, unos perdemos el sentido del ridículo y otros la infancia -aunque algunos digamos que no la hemos tenido nunca y en realidad es que nunca la hemos abandonado-.



La gente mayor te mira raro y los niños te saludan, te dicen lo mucho que les gusta tu gorro...

Con lo guapo que es vestir cada uno como nos da la real gana y ser simplemente uno mismo y no, hay que ser todos iguales....

En fin, que voy a seguir vistiendo como me dé la gana por mucho que me miren raro.

Por cierto, la foto es de un proyecto llamado W.I.T.C.H. muy interesante. Lo podéis encontrar aquí.

Etiquetas:

lunes, 8 de octubre de 2018

Agua propia

Si se solucionase algo a base de llorar, el mundo sería magnífico.

Y si te quedasen marcas en la cara, como quedan en las piedras con el paso del tiempo, pareceríamos caminos caminando por caminos.

Va para un mes en el hospital.
El tumor era benigno, con muchas posibilidades de volver a reproducirse en cualquier parte, pero benigno.
La herida no se cierra y no me extraña porque parece el mordisco de un tiburón que hubiera querido arrancarle la pierna.
No hay infección, al menos de la operación, hay neumonía.

Mekawen el mundo, no puedo con él.

No tengo mas que gana de llorar y eso que no soy yo quien está en el hospital.

Etiquetas: ,

miércoles, 3 de octubre de 2018

Florence + The Machine - Big God


Impresionante

Etiquetas:

lunes, 1 de octubre de 2018

Pensar con los pies, andar con la cabeza

De verdad que cada vez entiendo menos esto de la depresión y me niego a leer más información sobre el tema, no sea que pase a libros médicos y realmente aprenda algo.

Te pasas varios días con la cabeza hecha una mierda, que no te apetece ni levantarte de la cama y de repente es como si te metieran en un acelerador de partículas y lo encendieran a todo lo que da.

¿Qué es lo que pasa ahí dentro que hace que pases de no pensar nada más que la nada más absurda a que haya un bullicio absoluto tal que no te da tiempo a explicar todo lo que te pasa por la cabeza?

No lo sé. La única manera que tengo de explicarlo es el momento de bajón es igual a una patada en la cabeza desencadenada sin dolor físico ni motivo aparente y el momento de subidón es como si fueras una máquina y tuvieras las pilas cargadas por una descarga eléctrica.

Te cambia hasta el color de los ojos. ¿Alguien se dio cuenta de que son más claros cuando se funciona a plena potencia?

No me da el día para todo lo que quiero hacer en momentos de potencia máxima y la gracia es que creo que ese es el desencadenante de los bajones.

Que mierda, ¿no?

Etiquetas: ,

John Legend - All of Me (Edited Video)

viernes, 28 de septiembre de 2018

Adel Tawil - Ist da jemand



Ja, da ist jemand :-)


lunes, 17 de septiembre de 2018

Lucifer



Aquí, adorando a Lucifer, que si además de un wiskazo rico, te pone buena música....


Etiquetas: ,

jueves, 23 de agosto de 2018

Turismofobia o un simple caso de falta de educación

Ya leí hace tiempo que hay lugares donde los locales presentan una especie de sentimiento de odio hacia el turismo.

Luego vi en un programa cómo un habitante de las míticas Ramblas de Barcelona ponía a parir a los que él llamaba "mofletudos" -ingleses- y está claro que el tema no es un hecho aislado.

Llega el verano y surgen grupos de antisociales a los que el turistéo les saca de quicio. Voy a decir más bien "nos" saca de quicio, y sacando el tema con conocidos que saben de qué estamos hablando, la opinión es generalizada: existe un odio al turista.

Y es curioso porque antes o después todos somos turistas. Todos vamos perdidos a un lugar extranjero y aparecemos con nuestras chanclas y pantalones cortos invadiendo espacios ajenos.

Pero la gran verdad es que, lo que en realidad molesta, no es el turista en sí, si no la actitud, y es que no estamos educados para vivir en grupo, cuanto menos para invadir un grupo que no es el nuestro de una manera, digamos, "no notoria".
Vas a otro país, sólo o acompañado. Comentas lo que ves, sacas fotos, si la situación lo requiere piden permiso para ello, observas el patrimonio monumental, cultural, folclórico, el paisaje, las comidas... pero por lo menos yo no intento que la sociedad nueva a la que me acerco y con la que intento convivir, aunque sólo sea unos días, se convierta en la que dejé al salir de casa. No voy a Portugal y pido una "fabada asturiana" "cagándome en dios" y "jurando por mi puta madre" "porque los asturianos somos así", pero hay cierto grupo turístico que sí lo hace, y lo primero que se te viene a la cabeza es el famoso turismo de borrachera de la zona mediterránea, pero va a ser que no.

La inmensa cantidad de este tipo de gente no viene de fuera del país si no que son "movimientos migratorios vacacionales nacionales" generalmente de sur a norte y que suelen llegar especialmente en agosto, removiendo las entrañas del más plantado. Da la sensación de que la zona norte es inhóspita, llena de paletos, ignorantes y timadores que pretenden siempre aprovecharse del veraneante desprevenido, pero...¿realmente es así? Cada zona tiene su aquello. Aquí hablamos asturiano, en Galicia, gallego, en el País Vasco, euskera, pero siempre intentamos comunicarnos de manera que se nos entienda a no ser que la situación se ponga tensa.


Estando en los dos lugares vecinos, hemos llegado a sitios donde la gente entre sí hablaba en sus respectivos idiomas y cuando llegabas tú, te hablaban en español sin ningún tipo de problema. Fuera del país, ¡¡incluso han intentado hablar español con nosotros!!

También he estado del otro lado de la barrera: la hostelería, esa zona de conflicto abierto que sufre cada año en silencio.

No es la primera vez que llega un turista español hablándote en su propio idioma local y cuando le dices que no le entiendes, porque en realidad no le entiendes, te monta un pollo de tres pares de cojones.... ¿Pero?

El pero es que si yo voy a Londres, con mi inglés de mierda, intento comunicarme con los londinenes, en inglés, no intento que ellos hablen español.

Y la cara que te queda.

Luego está el momento "más mejor que nadie".
Ejemplo práctico y reciente:

Turista: Ponnos una tortilla de patata. ¿Cómo es de grande?
Camarera: Pues normal, tamaño plato.
- Pregúntale al cocinero que cuantos huevos lleva, porque los cocineros calculan las cosas así y según los huevos que le eche, es de grande. Y vuelves y me lo dices para que me haga una idea.

Se va la camarera, flipando, y el turista sigue la perorata...

"... es que ¿sabéis? Mis tortillas son las mejores... bla bla bla bla".

Pero tío, si tan cojonudas te salen, ¿para qué vas de vacaciones y pides tortilla? Pide otra cosa, un producto local, que sea la especialidad de la zona, pero no una puta tortilla de patata y encima toques los cojones a la camarera y al cocinero, si al final vas a pedir una tortilla, vas a chupar hasta el plato y no te vas a volver a acordar de la tuya...Pero pero pero... flipando.

Otro ejemplo:

- ¿Tenéis zumo de limón con gas?
Camarera:- Ehhh, tengo kas de limón, de toda la vida.
- Pues trae una botella. Y un zumo de melocotón que al niño le gusta mezclar.
Camarera:- ¿Seguro que queréis hacer eso? - Mala pregunta, cada uno pide y paga lo que le da la gana-.
- Por supuesto, ¿no lo has probado nunca?
Camarera:- No, ni pienso. Vaya gochada....

¿Acaso se espera otra contestación?

Nosotros solemos ir de mochileros, pero nos gusta disfrutar de la gastronomía local. No comemos y cenamos fuera a no ser que sea necesario, y lo del supermercado para un bocadillo, es muy socorrido.

Por el momento comerte un bocata en la playa no es delito y tampoco hace falta un coeficiente muy alto para que te dé para ello.

Tras un arduo día de playa, se te presenta una familia en un restaurante a las seis de la tarde pidiendo comer. La cocina ya ha cerrado a las cuatro y se ofenden porque sus hijos están muertos de hambre y tú, cabrón sin corazón que estás al otro lado de la barra, no les vas a dar de comer...

Pero  pero pero....

O el típico caso de somos 8, ¿nos partes dos pinchos en cuatro trozos cada uno y nos pones un vasito de agua a cada uno para que merendemos todos?

Y todo así.

Yo si no me llega la pela, no salgo de casa. Ni me planto en un restaurante para pedir un menú para 4, -a la niña -el quinto-  le pones un vasito de agua que no tiene mucha hambre-. Como os lo digo.

Ni me voy de vacaciones pegando voces porque quiero que todo mi entorno sepa que estoy ahí, de dónde soy ni que hago una tortilla cojonuda. Ni voy vacilando como un gochu con tirantes de vivir en tal o cual sitio, para luego tan ir de fino y soltar un "...y de postre no tienes algo sano, fruta o algo así?".

Que estás en un bar, chato... Igual tienes suerte y hay melón con jamón en la carta pero claro, el jamón ya no lo querrán porque sube la tensión o a saber la parida.

¿Que alquilas una casa rural en plena naturaleza y te quejas al dueño porque hay un ciervo en el jardín?

Pero... pero... pero...

En resumen, el tema no es el turistéo en sí, si no las formas.

Pedir las cosas con educación, intentar comunicarte, no imponer lo que traes de casa  y crees que es lo correcto, no ir tocando los webos a la peña con lo bien que se hace algo donde tu vives y que aquí es una mierda -¿entonces para qué lo pides, gallu?

Hay momentos en los que te ves en situaciones así, que te resultan tan surrealistas que no dejas de acordarte de aquel famoso restaurante del puerto de Llanes en el que el dueño salió, cogió la mesa y la lanzó al agua tras decirles a los turistas que "aquella mesa no era productiva".

¿Os imagináis cómo tenía el paisano los cojones de hinchados a base de tonterías? Vamos, mínimo caballo del Espartero....

Por lo tanto, un poquito de respeto, subpajarianos, que cada año deseamos más que llegue septiembre para volver a la normalidad de que no nos tomen por monos de feria ni nos vacilen con lo guapo que es el circo en otro lado.

No voy a negar que tenemos especímenes locales así también, pero es que en verano... aumentan exponencialmente los casos y vienen de fuera.

Hay veces que no puedo con tanto glamour, de verdad.

Etiquetas: , ,

martes, 21 de agosto de 2018

Daith piercing, toma 2

Hoy hace una semana que puse el pendiente en la otra oreja. Los resultados del neurólogo han sido completamente positivos: todo perfecto. Luego ¿de dónde viene el dolor? Está claro que es un tema de estrés. Desde entonces, otra situación fina de estrés y con un gelocatil... solucionado el leve dolor de cabeza. Vamos a seguir testeando el tema pero de momento sólo veo los "preliminares" y no acaba de desarrollarse migraña alguna. Va bien la cosa.

Etiquetas: ,