lunes, 8 de julio de 2013

Hormonas del embarazo

¿Que es al principio cuando galopan desbocadas porque lloras por cualquier cosa?

Y una mierda.

Cuando se está de unas 40 semanas -o 42- con una ola de calor de tres pares de cojones, no puedes dormir porque no hay oxígeno suficiente, no sientes los dedos porque hace semanas que los tienes entumecidos, te duelen horriblemente los pies de la hinchazón, no encuentras postura te pongas como te pongas...

Cuando salgas a la calle como los vampiros cuando se va el sol y parece que estés en la típica pesadilla en la que todo el mundo te mira, sólo que no estás soñando...

Cuando cada persona que te cruzas te pregunte eso de "¿pero aún estás así?" o te diga lo del cambio de luna o que "aun tienes la barriga muy arriba"...

Entonces y sólo entonces se sabe la verdadera potencia de las hormonas del embarazo y cómo te hacen desear sangre humana: arrancarle la cabeza a la abuelita de los cojones que intenta tocarte la barriga, sacarle los ojos al hijo de puta que te mira como si nunca hubiera habido más preñadas en el mundo y mearte en sus cuencas vacías diciéndole eso de "pues ahora con esto te haces la puta prueba de la rana".

Me río yo de los putos días de la ira...

Y todavía vendrá algún gilipollas volviendo a preguntar por el bautizo de los cojones. De sangre va a ser el puto bautizo...

Joder, que hartita estoy de tanto tocadura de pelotas.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger cristina said...

animo! todo pasa, yo hay veces que pienso que mejos se hubieran quedado dentro ;-)

9 de julio de 2013, 8:43  

Publicar un comentario

<< Home