miércoles, 24 de mayo de 2017

Algo más que espantar moscas con el rabo

Es curioso cuando se recuerda un sueño entero.
Normalmente no son muy normales aunque mientras sueñas es todo perfectamente normal.
Si no duermes, no duermes, pero te das cuenta de que duermes porque recuerdas que has soñado algo y la cosa se vuelve más rara aun.
Pero lo más raro del tema es soñaren otros idiomas. Es una cosa que no me acabo de explicar y ya me pasó varias veces.

Lo gracioso del sueño de anoche es que lo recuerdo completo y tiene su aquello.

Estaba con la enana en una clase que daba un estudiante de intercambio a niños pequeños en inglés y les daba un ejercicio que versaba sobre las creencias de las personas en las diferentes culturas. Comenzaba explicándoles que en los países anglosajones se atribuía mal augurio al viernes 13, aquí al martes 13 y el ejercicio iba sobre la escritura de un relato corto sobre la mala suerte.

La gracia es que ahí estaba yo, sentada en un cole entre críos de 3-4 años que apenas se sabían las letras, recibiendo clases en inglés y haciendo un ejercicio de redacción en un idioma extranjero.

El relato....

Wenn my grandmother died, she let me a ring with a letter.
It was a precious gold ring with a red stone, that looks like a red drop of blood.
I was very sad about her dead, but I though that it could be a good idea to use this a wedding ring and I did it.

I didn't want to  open the letter and read the last words of my grandmother. It would be our last conversation and I didn't want to say good by.

Bad idea.

All my life went down since I put the ring in my finger.

I lost my husband, my job, my hause, my life.

If I had opened the letter, I had read the warning of my bigger friend, as I did a lot of years before:

Dear I.,

please, destroy this ring. It's caused all the disasters of my life.

I'm sure, you are going to do it.

Love you, 

Grandma

 How can I be so stupid?


No tengo claro si habría aprobado el ejercicio ni si el nivel de inglés hubiera sido el suficiente para una clase de niños de 3-4 años, pero tiene guasa soñar tales cosas e inventarse relatos cortos en idiomas que no son el tuyo mientras duermes.

Lo siguiente que recuerdo tras terminar de escribir el relato es que estaba fregando platos en la misma clase, que se había transformado en una especie de sala de cine con cocina y estaba rebañando un bol de nata montada.

Estaba rica.


Primus, The Devil Went Down to Georgia

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Ana Perez said...

a mí nunca me pasó; cuando sueño y recuerdo, suelen ser pesadillas y la última me dio mucha ansiedad e impotencia. Prefiero no recordarlas.

Eres especial hasta en los sueños.

Un saludo

Ana

25 de mayo de 2017, 11:08  
Blogger Hiroshige said...

Los sueños son la leche, recuerdo uno en el que estaba de paseo por la mezquita de Córdoba y no he estado allí en mi vida...

25 de mayo de 2017, 11:31  

Publicar un comentario

<< Home