miércoles, 5 de diciembre de 2007

¡Cuanto! Pero.. ¿para qué?

Últimamente, cada vez más, la vida me enseña que estoy destinada a ser un parásito social. Nací, crecí, estudié, no creo que me reproduzca, parasitaré y desapareceré sin haber aportado nada interesante a la sociedad sin haber cotizado más a la seguridad social que aquellos veranos en los que no tenía un cromo tamaño grande firmado por Juancar.

Es curioso el hecho de que uno se empeñe en aprender porque necesita saber pero que todo eso que aprende y que le puede servir para llegar algún día a ocupar un puesto de trabajo, es una mera fantasía.

Todavía alguien me decía el otro día eso de "la teoría de conjuntos en el cole, ¿para qué?". Bueno, para poder decir que "vivo en un conjunto general denominado casa, con Morfeo donde cada uno tenemos nuestro pequeño conjunto personal, con una pequeña parte que se superpone y la pintamos de rojo que es el conjunto común...". Menuda chorrada.

Aprendes informática, aprendes o crees aprender idiomas, aprendes a hacer cosas que en teoría parecen no servir para absolutamente nada... y cuando crees que puedes aplicar todo eso que crees haber aprendido, es mentira. No te sirvió para nada y llegas a la conclusión de que al igual que casa propia, no tendras un trabajo en el que aplicar lo que aprendiste en la puta vida porque quien sabe hacer muchas cosas, en el fondo no sabe hacer absolutamente nada.

Por otro lado todas esas cosas dejadas de la mano de las enseñanzas regladas que aprendes porque son a ojos de la sociedad prácticamente innecesarias, son lo que mejor se te dan: sabes cocinar, planchar, fregar, pintar, coser... Vamos, lo que no te dará de comer en la puta vida a no ser que te lleve el estómago lo de "ligarte a un ingeniero que te mantenga", frase célebre ya escuchada alguna vez en una oficina del paro.

Y lo único para lo que no estudiaste, que nadie te enseñó, aunque está bastante relacionado con lo que sí aprendiste y realmente es algo que sabes hacer muy bien y además te gusta, es un trabajo por el que nunca pagará nadie para que se haga. Al menos en este país investigar no parece ser un trabajo que deba remunerarse.

Así que viendo como me luce el pelo y que esto cada día me lleva más a pensar que no sirvo para nada, sospecho que me voy a dar de baja en la oficina de empleo, acabar la tesis, seguir con los puñeteros idiomas -o al menos intentarlo porque ganas no me quedan-, y mirar el tema de las jodidas oposiciones para quizás, dentro de cinco años, pueda empezar a trabajar.

Porque no me queda otra.

Mientras tanto seré un parásito social que pinta cuadros en momentos de estres... ¡Merda de vida!

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger CHECHE said...

!!Venga Hiro, no te pongas así!!Me duele el alma al leerte tan desanimada,espera,espera un poco más sigue estudiando eso te mantiene la mente ocupada(no como la mía, los hijos, la casa los dolores, puaj,) y como tu dices mantenida por un directivo¿he dicho mantenida? !!de eso nada, que sería de el sin mi, a mis hijos los eduqué sola(el tenia mucho trabajo) los marrones de la adolescencia, los pasé sola(afortunadamente, fueron buenos chicos los tres)los suspensos, el acudir al médico sola,( sigo yendo sola) acudir a las reuniones de padres sola.Mira Hiro hubiera sido mejor¿ creo yo? haber trabajado después de casada, porque el sanbenito de mantenida no te lo quita nadie, y el de maruja pues también.No volveré a nacer pero te aseguro que menos a mis tres hijos lo demás lo gestionaria de otra manera(para eso tengo la inteligencia justa)y me sobra, porque parece que la casa no es nada importante, y estoy en parte de acuerdo, ¿como me realizo yo planchando camisas, poniendo lavadoras, cocinando, teniendo mi casa acojedora para que sea el reposo del guerrero, bueno no sigo que me dan sofocos menopáusicos y de los otros, yo si que tengo la sensación de quedarme a medias en todo, y me temo que ya no hay tiempo, solo dejar pasar la vida, es triste pero real, besos y ánimo tu eres muy joven aún.

5 de diciembre de 2007, 21:07  
Blogger Alex said...

No te puedo animar porque siento lo mismo... además ahora que trato de encontrar algo que merezca un poco la pena (ilusa de mí) también tengo que soportar la presión de mi pareja que no entiende que sólo quiero darme un plazo (que ya se está acabando) para volver a trabajar en algo que no me guste... y que tengo la misma urgencia o más que él en volver a irme de casa...

6 de diciembre de 2007, 20:27  
Blogger Laurix said...

Veo que estás pasando por un momento duro. Yo he pasado por lo mismo (aunque por suerte ahora no estoy así). La tesis es muy jodida (y sé de lo que hablo), parece que no haces nada, que no sirve para nada. Al final, la única opción es acabarla, sobre todo para no sentir que has tirado a la basura unos años de tu vida. ¡¡Mucho ánimo!!

6 de diciembre de 2007, 20:47  
Blogger Hiroshige said...

Gracias a todas, la verdad es que estos momentos por los que pasamos casi todos son muy duros.
Alex, a ver si tienes más suerte que yo, que alguien tiene que tener la mía :-)

Laurix, la tesis es una cosa que estoy postergando no entiendo por qué, pero tendré que ponerme a ello cuanto antes. Voy a poner fecha en ese 1 de enero que todo el mundo utiliza tanto, a ver si arranco.

Ay Cheche, que te voy a contar que no sepas :-*

6 de diciembre de 2007, 21:32  
Blogger Guti said...

¡Eeeehh, para el carro! No es plan de ponerse a dar consejos y es difícil ponerse en el lugar de otro, pero ya que hablamos de sentimientos...

El que uno vale más o menos según su valor de mercado, o según si trabaja o no, es una falacia que nos han hecho creernos. Pero NO-ES-ASÍ. El mercado es lo que es, hace lo que le sale de los cojines, y a unos los favorece y a otros no. Los concursantes de Gran Hermano tienen mercado, tienen "trabajo". Ya está todo dicho.

Respecto a invertir en aprender para... ¿qué? Esa sensación también la conozco perfectamente. Yo tengo la suerte de tener trabajo (lo cual no hace que mi vida se llene de sentido; sólo me permite pagar las facturas, por eso digo lo de la suerte), pero la inmensa mayoría de lo que he aprendido no lo uso en él (o... ¿quizás sí, de manera indirecta y sin darme cuenta?)

Pero tengo una teoría. La inversión y el rédito que esta proporciona es otra falacia que nos han hecho creernos. Una inversión que no produce es una inversión perdida... Pues no. Si fuera así, uno aprendería y se esforzaría hasta llegar a la jubilación, y luego nada. Y resulta que la gente más feliz es, seguramente, la que sigue estudiando o pintando cuadros (que no va a vender) hasta el último día. Todo eso sería una inversión baldía (¡si ya no va a dar tiempo a amortizarla!), pero resulta que no. Ese movimiento es el que nos hace personas. Lo de la llegada, lo de que sólo se camina para llegar a algún sitio, es un gran mito. Tengo entendido que un tiburón, si no nada constantemente, se hunde y se ahoga.

¿Que no sabes por qué postergas la tesis? Pero vamos, si eso es lo más normal de todas las normalidades que en el mundo han sido. Nos ha pasado a todos. La palabra procrastination la leí por primera vez (y muchas otras veces) aplicada a los estudiantes de tesis doctorales. Date una vuelta por Piled Higher and Deeper, y si no te reconoces en esas viñetas cuando estás haciendo la tesis (o más bien, NO haciendo la tesis) es que eres a most unusual person.

Otra cosa. Una afirmación de este tipo:

desapareceré sin haber aportado nada interesante a la sociedad

es muy, muy, muy, pero que muy aventurada. Sé que ya, ahora mismo, es falsa. Ya has dejado más huella que la mayoría de la gente. Y lo que te rondaré, morena :-)

Finalmente, yo estoy en una situación distinta a la tuya, pero que sepas que te admiro, y envidio bastantes de los conocimientos que tienes, y creo que son además conocimientos útiles (y no me explico por qué no hay empresas pegándose por ti, pero es que el mundo es muy absurdo). No lo digo por decir. Sé que el que yo lo vea así probablemente no hará que lo veas tú, pero que conste en acta.

Parásito social... Anda ya. Voy a tener que pasarme por Bananilandia y lavarte la boca con jabón.

Ya, es largo, pero es con la andanada que has soltao, al leer me caían por tolos laos...

7 de diciembre de 2007, 11:44  
Blogger Hiroshige said...

Vaya reñida que me echaste Guti, pero vas a tener que venir con la pastilla de jabón, que me va a costar asimilar que lo que toda la vida me metieron en la cabeza: "estudia que vas a tener un buen trabajo" no es cierto, y como ésto no funciona, sospecho que algo falla en el proceso.
Tu teoría de lo que nos hace personas es interesante, pero aun con ella, me duele el hecho de decir "Mama dame para tomar un café". Es que no lo llevo con paciencia, y por el momento -hasta que casque y se revalorice lo que pinto ;-)- no me puedo comer los garabatos ni las cosas que escribo. Indudablemente es muy desafortunado en mi situación decir eso y si quieres, suena a culebrón, ya que no me faltará un plato de comida, pero sin embargo pasas hambre de otras cosas y sufres "enfermedades infecciosas". Por ejemplo, cada vez que me cruzo con alguien cuya situación, digamos, intelectual o estudiantil conozco y que me dice que está trabajando, me pongo enfermísima. No es envidia, ni mucho menos. Me alegro enormemente por ellos, pero no puedo evitar el sentirme defraudada y pensar eso del "y yo, ¿cuándo?".
Guerra no te preocupes que estoy segura que seguiré dándola. No sé si es consecuencia de esos estudios en vías de extinción denominados humanidades o que lo de pensar las cosas me viene de antes, pero seguro que seguiré cuestionando y dando que cuestionar.
Lo de dejar huella, puede que una pequeña muesca sí que haya marcado, pero ya sabes lo de las vigas del ojo propio: igual que encasqueté donde otros dejaban 60 páginas, una investigación de 300 porque me parecía poco, todo lo que hago me parece igual: poco.
La tesis, sospecho que es ponerse. Muy buenas las viñetas y penosamente reales. A ver si "el año que viene me pongo" y realizo una de dos, o un bestseller u otra biblia.
Pero los bajones del "por qué yo no curro" sospecho que seguirán acompañándome.
Lo dicho: saca el jabón.

9 de diciembre de 2007, 20:10  

Publicar un comentario

<< Home