jueves, 20 de septiembre de 2007

Los emisarios furtivos del sueño

Sientes cansancio. No fue uno de esos días de actividad física agotadora pero tu mente te dice que no puedes más, que necesita un respiro. Tras una cena rápida y sin evitar demorarte en ninguna otra cosa, decides que lo mejor es irse rápidamente a dormir o al menos intentarlo.
Posas la cabeza en la almohada y el cansancio se apodera de tu cuerpo sumiéndolo en un estado de relax relativo. Tu mente intenta sumarse al descanso y entre pensamiento y pensamiento fruto de la inercia del día, poco a poco va apareciendo el sopor que sabes te llevará al sueño.

Y justo entonces, en ese preciso momento, es cuando aparecen, colándose por los intersticios abiertos cual pequeños puentes entre la mente consciente que controla nuestros actos cotidianos y la inconsciente que despierta a la hora de nuestro sueño, vigilante, expectante, recuerdo de un pasado animal no tan lejano.

Cierra los ojos, déjate llevar por la placidez del sueño e intenta localizar a los furtivos invitados que se presentan justo cuando empiezas a adormecer. Son pensamientos no pensados, imágenes no generadas por la coherencia del momento, imágenes que simplemente surgen y como surgen se van. Furtivas. No puedes ignorarlas cambiando de pensamiento porque despertarías de nuevo, pero sí puedes intentar seguirlas como si se tratase del conejo blanco de Alicia para caer en los profundos brazos de Morfeo.

¿Son cosa mía porque tengo demasiada imaginación -o incipiente enfermedad mental- o alguien más puede recordar las imágenes que fluyen en la cabeza sin venir a cuento cuando intentas dormir?

Es lógico recordar sueños, a pesar de que haya gente que dice que nunca recuerda lo que sueña. Pero esto es diferente, es como una imagen sacada de un sueño cuando sabes que aun no estás dormido, aunque poco te falta...

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger jack said...

existen milisegundos en los que esto es posible.
Imagina la situacion en la que estas empezando a dejarte llevar por el sueño y justo llaman al telefono, o te despiertan bruscamente. Si todavia no habias entrado en trance profundo eres consciente de que estabas apunto de hacerlo.
Esos momentos son gloria si nadie los jode, creo que incluso mejores que levantarte por la mañana horas antes de la hora esclava y regresar a la cama calentita mientras afuera dilubia y hace frio, sabiendo que aun puedes disfrutar del placer del sueño y que aun sigues medio conectado con los mundos de alicia y te costara menos establecer esa conexion.

21 de septiembre de 2007, 8:54  
Blogger jack said...

es cosa mia, o alguna vez soñando "medio despierto, medio dormido" has conseguido pensar en cosas que luego suceden? y que en el sueño ya medio intuias.
daria un sueño por saber cuando de verdad y cuanto de mentira existe en la interpretacion de los sueños.
Muy curioso el tema del sueño, es como un estado de ahorro de energia necesario en todo animal, son estados de carga de un nuevo programa para esta realidad colectiva.
Has visto darkcity?

21 de septiembre de 2007, 9:07  
Blogger Hiroshige said...

Medio despierta, medio soñando he conseguido pensar en cosas que luego guían el sueño, si lo recuerdas, que es lo que más cuesta. También de estar estudiando arte x para un examen y de noche "dar paseos por los monumentos" -no está mal lo del turismo así y tienes la ventaja de que no hay masificaciones x-D-.

Lo de suceder... es como los famosos fallos de matrix del gato pasando dos veces, pero eso ya pasa dentro de la consciencia y no del sueño.
Lo que sí -me- es muy habitual es soñar con lugares que sabes qué son pero que aparecen diferentes: nunca conocí un mar en Castilla... pero lo sueño.

La interpretación de los sueños... buf, pa mi que muuucho es mentira, pero hay una cosa que decía una welina que conozcí que no falla: soñar con agua es soñar con dinero, si es clara y tranquila vas a ganar dinero, si están revueltas y oscuras, es que lo vas a perder.

Darkcity es una peli acojonantemente buena. Me encantó y te deja esa cosa del "es así o me lo invento"... el mito de la caverna llevado a sus extremos.

Menuda pedazo discusión filosófica que nos acabamos de montar... x-D

21 de septiembre de 2007, 10:10  
Blogger Carmiña said...

Esa etiqueta está mal, con todos mis respetos, pues no es una diarrea mental, es una realidad recurrente en varios de nosotros comunes mortales, a quienes la mente se empeña en no dejarnos hacer lo que queremos, sino que hay q seguirle la corriente

22 de septiembre de 2007, 6:44  
Blogger Hiroshige said...

Carmiña, me alegro la tira de que me estéis contestando gente para decirme que es normal, porque ya pensaba que se me iba la pinza más de la cuenta. De todos modos lo encuadro dentro de esa etiqueta porque pocas veces encuentras a alguien que se ponga a hablar y menos escribir sobre estos asuntos. Bajo esa etiqueta meto las cosas poco comunes siempre ;-)

23 de septiembre de 2007, 21:41  

Publicar un comentario

<< Home