lunes, 10 de octubre de 2011

¿Por qué será?

Hay días para todo pero en los que peor se pasa es en esos en los que, cuando te levantas, tienes una especie de sombra negra colocada entre ceja y ceja y a medida que pasa el día, va creciendo y te va tapando la vista y te vas cabreando poco a poco cada vez más.

No hay un motivo aparente. Simplemente te levantas, estás más o menos bien y, de repente, eres un ogro malvado a quien hasta el aleteo de una mosca hace salir de sus casillas.

Esto tiene que tener otro nombre que no sea "mala hostia repentina" y hasta debe de ser diagnosticable.

En fin, menos mal que, por lo menos, reconocemos esa sombra y tenemos tranquilizantes para elefantes a mano, que si no... :-$

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger albis said...

Reconozco esos síntomas en mí. Hay quien diría que es un poco de bipolaridad, yo simplemente creo que es sobrecarga mental momentánea, fácilmente descargable con unos cuantos gritos y solucionable con un grato paseo a sola por el campo.

10 de octubre de 2011, 20:59  

Publicar un comentario

<< Home