jueves, 3 de mayo de 2012

El límite del aguante

Me da que todos tenemos un límite para aguante de determinadas situaciones. Unos más alto, otros más bajo, algunos inexistente...

El mío era alto, altísimo diría yo, pero una visita médica me ha rebajado la posición del mismo un montón: cuando aguantas carros y carretas, se te resiente un poquito la salud.

Entonces te surge la pregunta: ¿pero merece la pena seguir aguantando la vela de alguien que cuando tú necesitas que te aguanten algo, no aguanta nada?

Pues no.

Pues lo tengo bastante más bajo de lo que pensaba, el aguante digo.

O eso o tiene cojones que quien se ahoga en un puto vaso de agua con problemas inexistentes o que esa misma persona se genera, venga a darte soluciones para cosas tuyas que ni siquiera consideras tú mismo un problema. Alguien que casi te manda al hospital a base de subidas de tensión de tanto aguantarla aquí llorando penas absurdas.

¿Pero quién coño te ha dicho que necesito ayuda? ¿La he pedido yo?

NO.

Pero si ni siquiera sabes de qué cojones estás hablando...

Y es que cuando la conversación va ya de primeras de "pues vaya como os jodieron con lo de cobrar peaje en las autovías para ir a trabajar" y te muerdes la lengua para no soltar un "más nos jodisteis vosotros que nos dejasteis en la puta calle y ni siquiera preguntáis si tenemos para comer", cuando llega lo del decirte cómo tienes que llevar tu negocio, alguien que trabajó en modo "obrero automático" toda su puta vida y que vive anclado en el siglo pasado, sin mencionar que no sabe ni como usar un teléfono... pues el nivel ha sido rebasado. Totalmente.

Cómo no se irán a tomar por el ojete a otro sitio... que me tienen podre, joder.

Que si no aguantan nada, menos voy a aguantarlos yo.

Tanto perro en perrera y a estos que no les da por adoptar uno para al menos preocuparse por algo que realmente lo necesite.

Mi madre, tengo más hinchadas hoy las pelotas que cuando llevaron al perro de un colega al veterinario con dos balones colgando entre las patas de atrás por "acumulación de esperma sin expulsar".

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

My daughter and I ordered a dress from Doll House which was to be custom made. I placed the order on a Monday and was surprised to get a phone call the following Monday to say the dress had arrived it only took eight 8 days. I took the dress home and when I put the dress on my daughter, I realized that had just altered the dress (in store) and found pins still in the side seams. I was so disgusted with their lie when confronted they would not talk to me or acknowledge what they had done. To all you mum’s out there DON’T BUY FROM DOLL HOUSE.

17 de mayo de 2012, 16:46  

Publicar un comentario

<< Home