jueves, 12 de julio de 2007

Músicas del mundo nórdico

Y después del exorcismo anterior, una de música, que amansa a las fieras.

Hace unos cuantos años, más o menos cuando todos buscamos ser asumidos por un grupo debido a la debilidad personal y la búsqueda de aceptación, bla, bla, rollos sicológicos pretendídamente ciertos, es decir, allá por la adolescencia, la gente de mi edad pasa por los caminos habituales de las tribus urbanas: casi todos fuimos de dos tipos, los "jeviatas" y los "poperos" aka "pijos". A mi la primera etapa me llegó pronto -malas influencias x-D -, allá por la tierna infancia del colegio donde comenzaron mis problemas de desarraigo social por mis gustos diferentes -hay que ser idiota para no comulgar con la mayoría, o no-. Teniendo en cuenta que una menina de 12 años que escuche cositas tipo Poison, Skid Row y similares de aquella época -¿qué sería de ellos?- no puede tener demasiados amigos en un colegio católico, pues la cosa no pintaba demasiado bien... Luego llegó el instituto y con él, la cosa empeoró, porque ahí sí que hay aspiraciones a la integración, o no. Musicalmente hablando fue el momento de Sepultura, Red Hot Chili Peppers... y entonces vi la luz de una tribu desconocida pero ajena plagada de pijos recauchutados en grungetas. La música era buena, pero no acababa de convencerme demasiado el rollo de surfeta lejos del mar con aspecto cuidadamente desaliñado... seguían siendo los mismos de x años atrás pero más chachiguays si se puede.
Y en ese mundo fantástico interior que te creas para no sufrir demasiado por el desarraigo social, descubres la música folk norte europea, que va a ser con la que me quedé, junto con las otras músicas que me gustan. Si son los peces muertos los que siguen la corriente, yo estaba muy viva: era celtarra -y no por fumar ese tabaco-. Desde entonces el apéndice del trisquel me cuelga del pescuezo y me deja un círculo blanco todos los veranos. Qué se va a hacer, otros rezan a un único dios, y yo escojo a qué fenómeno natural personificado orientar sueños.

Con los años vuelves a escuchar algo de lo que oías en aquellas fechas y la reacción inmediata es tirar las cintas a la basura -¿pero cómo podía escuchar esta mierda?-, aunque hay algunos que permanecen: Red Hot siguen siento excelentes, como siempre.

Y en esta historia rara del traslado, le pegué un meneo guapo a la colección de cds y me encontré con unos que hacía algún tiempo que no escuchaba: los finlandeses.
¿Alguien conoce a Hedningarna? Pues son de obligatoriedad para el conocimiento de quien disfrute con la música folk. Son tremendamente diferentes y buenos. Muy buenos. Son... ¡vikingos!
Tuve la oportunidad de ver un concierto suyo donde venían de artistas invitados de Kepa Junkera en Oviedo y al pobre Kepa le comieron la actuación porque casi todo el teatro estaba allí para ver a "Los Paganos" y se adueñaron totalmente del asunto. ¡Pero qué pedazo de actuación! Aquello se venía abajo cada vez que salían... De ese día, recuerdo haber visto la fuentona de la Plaza Castilla bajo un mar de espuma porque algún gracioso echó varias botellas de jabón líquido dentro, recuerdo el concierto en primera fila en el Campoamor y a Julio y los colegas que tuvieron la amabilidad de llevarme con ellos. Y el Trä firmado por los tres componentes del grupo :-D
Lamentablemente, como pasa con todos los grupos, van cambiando y pese a haber perdido las voces femeninas que los acompañaban, el último disco que compré, Karelia Visa, sigue siendo tan bueno como los demás.

Y claro, no me queda más remedio que citar a la que fue la voz por excelencia de este grupo: Sanna Kurki-Suonio. Tiene una de esas voces que te ponen los pelos de punta. No encontré web ni de los primeros ni de esta, una pena, por lo que lamentablemente, desconozco si pasarán por aquí cerca ya que lo poco que encontré estaba en sueco y finlandés -por el momento no lo hablo-. Tampoco se puede encontrar mucho en vídeos, pero puedo dejar un par de muestras de cómo es el asunto y, por si gustáis, algo de información sobre ellos aquí y aquí.

Esta creo recordar que es del Karelia Visa, pero no recuerdo el título de la canción.



Y esta siguiente es del disco de Sanna que tengo, pero tampoco recuerdo el título. Es lo único que encontré con una canción cantada por ella: dos culebras que vaya cómo lo mueven. ¡Quién supiera! Sólo que es música nórdica, no árabe. ¡Impresionante Sanna!



Dentro del mismo tipo de música están Vartinna, pero no me emocionan demasiado. Son más tipo cantos corales, que aunque parecen las niñas de San Ildefonso a grito pelao, también son interesantes.


De aquel maravilloso concierto, queda esta canción de Kepa donde colaboraban Hedningarna: Bok Spock. Todavía hoy me pregunto como este hombre al tocar el acordeón no se disloca el cuello...

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Axa said...

Yo no tengo un gusto específico sobre música, pero esta de la que hablas está guapa.
Por cierto, no sabía que te gustaba tanto Colin Farrell. Tenía pensado poner una foto suya como Alejandro Magno, pero decidí no ponerla porque consideré que no concordaba con la historia.
Mil disculpas.

13 de julio de 2007, 12:01  

Publicar un comentario

<< Home