jueves, 26 de julio de 2007

Topitos asesinos

Llevo un montón de años yendo de vacaciones a Anchaescastilla, tantos que mi abuelo se compró una casa allí, y desde hace unos 15 años hacia acá más o menos, cada x tiempo se sufre una plaga de roedores. ¿Cómo es esto? Bueno, pues dicen las malas lenguas que ciertos organismos gubernamentales se preocupan más del mantenimiento de las aves rapaces en proliferación que de la salud de las personas y que se dedican a dar de comer a estas aves soltando ratones y otras especies similares para que se alimenten. Hace un tiempo, lo normal era que tras la suelta, en el cuarto de la leña entrases y salieses a poner la ratonera porque era dejarla colocada, darte la vuelta y que cayese un bichejo. Recuerdo un día de 15 en una mañana...
A los pocos días la cosa menguaba y ya no era tan exagerada la presencia de estos animalillos, pero este año, o se les fue la mano o los ratones o topillos, llamémosles x, tenían más fallos cromosómicos que los clones de dinosaurio del Parque Jurásico, porque no es que la cosa disminuya, si no que aumenta de manera alarmante hasta el punto de que ya acabaron con las pocas cosechas de trigo que había y ahora empiezan a reventar las demás. Debe ser que no hay suficiente ave rapaz como para comérselos todos... y los agricultores se quejan. Lógico. Es más, se quejan porque dichos bichejos en tales cantidades y muriendo en canalizaciones de agua y otros lugares similares están generando una epidemia de tularemia, también conocida como la enfermedad de los conejos aunque estos no sean los únicos que lo transmitan.

Hace como dos o tres semanas que mis padres se fueron a la zona y ya entonces me contaron que la gente del pueblo tenía un asunto raro, algo como una gripe con fiebres altísimas y que no se quitaba ni pa dios. Casi todos.
Dicen hoy las noticias que de los 4 casos reconocidos por la Junta de Castilla y León se ha pasado a los 26 y que hay pérdidas económicas. Qué gran noticia. Mientras no haya bajas personales, todo irá bien. No sé cuantos casos más se han de reconocer para que la cosa se declare epidemia y se haga algo al respecto, pero resulta un poco denigrante para la población que un gobierno actúe de esta manera, pareciendo que le importa más la salud de cuatro pájaros que la de un montón de personas...

Será que soy hipocondriaca, pero tiene webos la cosa. La semana que viene iré y, como lo cojo todo, tularemia al canto...

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Laurix said...

uh! Qué mal rollo me ha entrado con lo de la enfermedad. Sabía lo de la plaga de topillos (no sabía el origen, y mejor no comentar sobre eso...), pero lo de la enfermedad me ha dejado "muerta". No te preocupes, q no te va a pasar nada...

27 de julio de 2007, 8:25  
Blogger Guti said...

Sé perfectamente que los agricultores, frecuentemente, saben bastante bien de lo que hablan, pero...

¿Seguro que el origen de la plaga está en animales que sueltan el gobierno o los ecologistas? ¿Es así de fácil?

¿No podríamos decir también que por andar envenenando a los topillos están muriendo sus depredadores naturales, y que por eso proliferan de tal manera?

Con todos los respetos, ante un fenómeno biológico de tales dimensiones, y tan difícil de explicar, me parece que lo de "la culpa de esto la tiene el gobierno" es una explicación de risa. La que siempre nos apetece a todos: buscar un culpable, normalmente el Estado. Yo, personalmente, no me creo que el que suelten cuatro bichos para alimentar un águila culebrera (suponiendo que tal cosa se haga realmente) genere quinientos millones de ellos, así, sin más. Será cosa del invierno suave, falta de depredadores y todo lo demás.

27 de julio de 2007, 9:15  
Blogger Hiroshige said...

Laurix, es mi hipocondría la que escribe por mi muchas veces. Si leo el apartado "efectos secundarios" de un medicamento, ya esta liada... Así que me llevaré una mascarilla ;-)

Guti, todo los años que mi welu paso en la zona se dedicó al campo entre otras cosas y siempre le oí hablar sobre enfermedades varias derivadas de los animales -sobre todo de algo que él llamaba "el moquillo de los conejos"-, pero nunca de algo que se transmitiera a humanos, aunque ese "moquillo" me da que es esta misma enfermedad.
Indudablemente la plaga viene de esas sueltas -que haberlas, haylas y no son precisamente como las brujas porque se ven, pregunta a agricultores que son los que más madrugan y se encuentran a esta gente realizando su trabajo- porque ya te digo, que por lo menos un par de veces al año y durante unos días, se tenía invasión en casa... Se te puede colar algún animalín de vez en cuando, es lógico, es una casa de campo, pero no tantísimos como en determinadas épocas. ¿Que se achaque su proliferación al clima, sí, por supuesto que afecta, pero quien los suelta, pienso, debería de valorar un poco más las consecuencias y tener en cuenta que cosas como estas puedan pasar y a ver luego cómo lo solucionas...
Es como aquel capítulo de los Simpson donde había una suelta de culebras para acabar con otra plaga de animales anterior, pero todo estaba controlado, porque para acabar con las culebras se soltaban gorilas que...
Creo que es una cuestión bastante seria, tanto por la enfermedad, la pérdida de cosechas, por el uso de venenos para acabar con estos animales que puede tener unas repercusiones bastante considerables y por el no querer reconocer que hay una epidemia. Sigo diciéndolo, es la hipocondría que me pone de los nervios.

27 de julio de 2007, 10:42  

Publicar un comentario

<< Home