jueves, 31 de enero de 2008

Casualidades

Hay días que metes la mano en el bolso y tienes el cambio exacto. Hay días que llegas a la parada y, justo, para el autobús. Pero si sales de casa y se te rompe un tirante de la mochila, y al volver, se te rompe el otro justo al pasar por delante del zapatero... eso no es ni suerte ni una casualidad: es la mochila que te pide por favor que la lleves a reparar.

Es que con 16 años de trote, es lógico que las cosas se estropeen, pero ¡no sé que haré sin ella hasta que la reparen! :-(

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Laurix said...

Ja,ja,ja, si es que hasta las mochilas piden cosas hoy en día, son de un listo... :-P

31 de enero de 2008, 22:43  
Blogger andrea said...

mi tambien me paso: estaba en mitad de la nada, en plena naturaleza, y en cosa de 10 min primero un asa y luego la otra

asi q con la mochila en brazos el resto del dia... mmmmm no creo que ese sea el uso q haya q darle a una mochila... jajaja

1 de febrero de 2008, 12:19  
Blogger Alex said...

Je, je, señales en tu vida! Agudiza tus sentidos ;)

1 de febrero de 2008, 17:24  
Blogger Hiroshige said...

Laurix, esta ya lo pedía desde hace años, pero por no dejar de usarla unos días...

Andrea, pues vaya putada, me acabas de recordar el día que fui a los Arrudos. Si se me rompe ese día, me da mal.

Alex "habrá que ello" ;-)

2 de febrero de 2008, 12:05  

Publicar un comentario

<< Home