jueves, 16 de febrero de 2012

Y lo que vendrá

Tengo el estómago hecho polvo y no tiene solución.

Te puede doler la cabeza.
Te puede doler la espalda.
O las cervicales.
O las muelas.

Te puede doler la paciencia de aguantar a plastas todos los días.
Te puede subir la tensión por motivos nerviosos y darte dolor de cabeza también.

Pero el dolor más grande es ver a una madre llorando de dolores y desesperación preguntándose para qué está aquí de esta manera.

Y no puedo hacer nada ni hay calmante que lo calme.

Mierda de vida.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Anisor said...

Un abrazo gordo, chuliña.

16 de febrero de 2012, 17:08  
Anonymous Lara said...

Lo siento muchísimo :(

17 de febrero de 2012, 10:25  

Publicar un comentario

<< Home