lunes, 16 de julio de 2007

La re-democratización del arte

Uno de los grandes medios para la difusión del arte fue el nacimiento y popularización de las técnicas de grabado y estampación. Con su aparición generalizada allá por el siglo XV-XVI, lo que hasta entonces había sido cosa de unos pocos, llegó a muchos a través de las estampas que reproducían obras originales. Esto sucedió en Europa, en otros lugares sin embargo, dichas técnicas fueron de por sí un arte por derecho propio que no repetía obras realizadas con otras técnicas si no que generaban una obra de arte por si misma.
Ante esto surgieron voces que recogían la contrariedad de hacer del arte un objeto de uso cotidiano accesible a todas las clases sociales y bolsillos, rebajándolo y desprestigiándolo al pasar de ser algo único a ser un algo de uso común. Lógicamente, también surgirían las voces contrarias, defensoras del conocimiento y de la necesidad de acercar la belleza generada por una obra de arte a las clases inferiores.
Actualmente, todo el arte -al igual que casi toda la información- está al alcance de todos gracias a un nuevo instrumento democratizador: internet. Quéjese quien se queje, sea esta en forma de música, cine, pintura o fotografía, todo está a disposición de todos. Y no sólo el objeto final, si no también los medios para realizar dicho objeto. Así y sólo así un aficionado puede acceder a una imagen relativamente representativa de una obra y a los medios apropiados para realizarla y transformarla a una manera más aproximada a sus posibilidades o a sus gustos. Indudablemente no es lo mismo tener delante una pantalla que intenta acercarnos una imagen, que tener delante la pieza real, pero sí es un medio válido para dar una aproximación que de otra manera podría no llegar a ser posible.

drum_bridge_at_Megurodrum_bridge_at_Meguro2
A la izquierda, Drum bridge at Meguro de Hiroshige, a la derecha, Drum Bridge at Meguro de quien escribe demasiado en este blog.
La primera imagen es una xilografía, es decir un grabado cuya matriz o plancha ha sido realizada en madera, entintada y transferida a papel mediante una prensa de grabado. La otra es un óleo sobre lienzo con bastantes pocas posibilidades, aunque -no es porque lo haya hecho yo x-)- teniendo en cuenta que es el segundo lienzo realizado por la autora, no está mal ;-). Aunque debería de ser al contrario, una mano experta y el material adecuado -pinceles de tamaños varios principalmente- habrían conseguido que ambas piezas fueran idénticas aunque sus soportes y técnicas fueran diferentes. Aun así, la maestría de Hiroshige es simplemente impresionante al conseguir realizar una pieza tan perfecta y de trazos tan estilizados y frágiles mediante el grabado de una tabla. Al contrario, el lienzo resulta pesado y las proporciones y perspectivas extrañas, diluyéndose en algunos lugares el dibujismo perfecto del original en meras manchas de pintura.

Realicé talla en madera alguna que otra vez, xilografías, grabados en planchas metálicas al barniz y ácido de varias maneras diferentes, metacrilatos de grabado directo, carboncillo, óleos (dos con este), lápiz... incluso con el ordenador dibuje mucho, y puedo decir a ciencia cierta y dentro de lo poco que sé y de la mínima experiencia que tengo, que la xilografía es la técnica más difícil de realizar por los destrozos que puede causar el que se te escape un buril o que te equivoques al entintar y la armes con todos los colores. Por eso, he de decir que a este hombre hago honores con mi nombre de guerra, porque simplemente me encanta.

Por cierto, qué difícil es la aleatoriedad de los puñeteros copos de nieve y encima que sean redondos...

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger pabloh said...

¡Pues te ha quedado genial! Y más teniendo en cuenta que la técnica es distinta. Felicidades.

17 de julio de 2007, 11:56  
Blogger Hiroshige said...

Gracias Pabloh, estoy orgullosa de ese apaño ;-)

17 de julio de 2007, 14:17  

Publicar un comentario

<< Home