domingo, 7 de octubre de 2007

Pies-zapatos / zapatos-pies

Lo lógico es que el pie se adapte al zapato y no al revés, pero en el caso de que se tenga que hacer al revés lo que no se ha de hacer es lo siguiente:

  • Recomponerse de arriba a abajo y ponerse los zapatos que te compraste el invierno pasado sin estrenar, tras llevar tres meses andando en chanclas y bailarinas.
  • Creer que el apaño habitual de poner un esparadrapo pegado donde te suelen hacer daño los zapatos va a ser la solución a las futuras y muy posibles rozaduras.
  • Ir de compras con tus repinpantes tacones nuevos.
  • Salir de compras y proceder a sacar con sacacochos los pies de los zapatos, con ciudadín de no morir de dolor por las ampollas.
  • Colocar apósito para angüeñas taloneras.
  • Seguir caminando -lo mínimo y cual Chiquito de la Calzada- para notar que ya no sientes los talones pero que te están empezando a salir otras calamidades en todos dedos de los pies.
  • Llegar a casa y notar que no puedes quitarte los zapatos sin que las estrellitas de los dibujos animados bailen en torno a ti.
En caso de haber sufrido todo el proceso, la solución pasa por:
  • Frío intenso (caminar o al menos intentarlo, descalza por un suelo cerámico).
  • Cuidados extremos para las rozaduras y los pies hinchados (pies en alto para la hinchazón)
  • Comezón de cabeza sobre el tema de "por qué tienes que llevar tacones si vas de tiendas".


¡¡Mekawen todo, como tengo los pinreles!! :-(

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger Laurix said...

Je, je,je, eso ya lo he vivido yo antes... :-P

7 de octubre de 2007, 17:26  
Blogger Hiroshige said...

Para mi que lo sufrimos todas X-D

7 de octubre de 2007, 19:04  

Publicar un comentario

<< Home