miércoles, 31 de octubre de 2007

Sobre el juicio o la falta de él

En este puñetero país, cada vez que un juez abre la boca, sube el pan.

Y es que se oyen cosas que hacen temblar a uno al pensar que si un día pasa algo y se cae en manos de esta gente... Mejor no pensarlo.

Sentencias ejemplares hay muchas. Por ejemplo, una mujer es violada y el hijo de puta -sin que su madre tenga culpa de nada- que llevó a cabo la violación queda impune porque ella llevaba pantalones tejanos y es "difícil violar a una persona si lleva esa clase de ropa". Luego está el zote que impidió una adopción a una mujer por ser lesbiana y, por ende, perjudicial para el correcto desarrollo mental del churumbel -¿alguien pensó en cómo está el desarrollo mental de quien dijo estas palabras? Y todo así.

Hoy debe de ser un día grande para esta gente que dirige los designios del mundo y algunos se congratulan. Se congratulan de que el gran teatro del que hoy es obligatorio hablar les haya salido de puta madre, porque otra cosa no fue este pedazo de juicio más que la mayor de las comedias jamás montada. No ya porque sean o no los asesinos de aquí cerca o de un poco más allá. No ya porque fuera un acto "electoralista" o un instrumento de protesta por los desbancados. Pero, cómo un tío que se tenga por respetable y presidente electo puede salir diciendo que los autores de los hechos han sido condenados... A ver, que no se culpó a nadie como autor intelectual de los hechos y por muchos analfabetos funcionales que se junten, nunca podrán llevar a cabo algo tan gordo como lo que se realizó, por muchas coincidencias que se den.

Luego están lo pormenores de la sentencia, para morirse de risa: un millón de euros a una víctima por estar en coma. ¿Y quién coño va a pagar esto? Miles de años al vendedor de la dinamita ¿A quién se quiere engañar con tantos años de prisión si dentro de cuatro días van a estar en la calle? Nada para el supuesto autor del plan para armarla. ¿De qué van?

Es que esto es para mear y no echar gota porque es el mismo caso que uno que mata a alguien con un cuchillo que compró en una ferretería y el castigo se lo lleva el ferretero por vender el cuchillo, mientras que el otro sale indemne del asunto y ni siquiera se le culpa de ser autor intelectual porque alguien tuvo que pensar en comprar el cuchillo y escoger el momento ideal para asestar las puñaladas.

Luego está el tema de tráfico y lo que les mola recaudar a costa de quien sea. Ahora si te paran en un control de alcoholemia, encima te hacen otro antidrogas totalmente gratis... Cojonudo. Hay cada bestia dopada al volante que los tenían que hundir en la miseria para el resto de sus vidas, pero... no es mierda todo lo que no reluce. Por ejemplo, el otro día estuve en un concierto. No fumé drogas, pero todo lo que había a mi alrededor sí que lo estaba haciendo, motivo por el cual, si ese día o esa semana se me hace un control para detección de drogas, daría positivo. Sin comerlo ni beberlo y mucho menos fumarlo. Entonces, ¿hasta que punto es legal que te empaqueten con una pena de cárcel si te coincide un control en un momento como este?

- Verá señor agente, yo no hice nada, fue el de al lado...

- Ya, los papeles...

Muy patético. Cada vez da más asco todo y lo peor es que estamos complematente en manos de estas personas. Y encima lo llaman impartir justicia. Aunque la culpa la tenemos nosotros por creernos todo lo que nos muestran o nos meten por los ojos.

En un día como hoy es patético ver o leer las noticias, procedan de donde procedan, y sobre todo escuchar esas entrevistas realizadas a personas de a pie confirmado lo que pasa en la calle: que nos conformamos con todo, tragamos con todo y aceptamos pulpo como animal de compañía...

Sobre la Ley de la Memoria Histórica hablaré otro día, que primero tengo que localizarla y leerla entera para no caer en politiqueos absurdos hablando sin conocimiento de causa como hacen quienes nos representan eléctamente.

Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous Axa said...

No se si te acordarás de aquella vez que un juez desestimó una demanda de acoso sexual porque, según decía, el acosador lo hacía porque estaba enamorado. Y, desde luego, lo de dejar libre a ese animal que pegó a aquella chica en el metro no tiene perdón ninguno.
No sé donde iremos a parar con un sistema judicial controlado por una panda de payasos con menos cerebros que un mosquito.
Al igual que tú, temo caer en manos de alguno de esos mamarrachos.

31 de octubre de 2007, 23:25  
Blogger Hiroshige said...

Sí que me suena haber oído algo y lo del energúmeno ignorante pleno del tren se me pasó por alto, pero yo lo pasaba a cuchillo al tío...

1 de noviembre de 2007, 22:28  
Blogger Guti said...

Me parece que en lo de la justicia no estamos de acuerdo del todo.

Sí en lo de las lesbianas que adoptan, sí en lo de los tejanos. Pero...

Hay una cosa clara: hay males irreparables. Lo de la chica del metro no tiene arreglo. No lo tiene. Pasó, y no hay vuelta atrás. La pregunta que hay que hacerse es: juzgar después al tipo que lo hizo, ¿qué finalidad tiene exactamente?

Por una parte hay que precisar que no ha quedado en libertad. Pero pregunto: si realmente el tipo es un esquizofrénico, ¿qué hay que hacer exactamente con él? ¿Qué sentencia te dejaría contenta con la justicia?

Respecto al 11-M... Yo en la vida me había planteado esa entelequia de "autores intelectuales". Cuando uno le pega un tiro a otro, se lo detiene y se lo encarcela. ¿Qué coño es un autor intelectual? ¿Qué pasa si el autor intelectual era uno del mogollón de coautores que volaron en trocitos en Leganés? ¿Qué motivos tienes para dudar de esta sentencia? ¿Qué sentencia te dejaría contenta?

2 de noviembre de 2007, 8:05  
Blogger Hiroshige said...

Indudablemente no se puede estar de acuerdo con todo el mundo en todo y lo de la justicia es un tema escabroso de narices.
Sí que hay males irreparables y por muchas penas que se impongan va a resultar imposible remendar el roto.
Lo de "autor intelectual" indudablemente es una mala influencia periodística: nos lo cuentan y nos lo creemos, hasta tal punto que llegamos a hablar sobre ello, como puedes ver.
¿Qué sentencia me dejaría contenta? Indudablemente: ninguna. Siempre habría pegas, ya que la justicia a gusto de todos es una utopía de las más gordas que puedan pensarse.

2 de noviembre de 2007, 11:14  
Blogger Guti said...

Pues...

Me parece que entonces sí que va a ser que estamos de acuerdo sobre la justicia también :-)

2 de noviembre de 2007, 11:36  
Anonymous Axa said...

No sé si Guti cogió lo que dije. Yo me refería a aquel energúmeno que zurró a esa pobre chica mientras hablaba con el móbil con un amigo -seguramente, tan energúmeno como él -. Tal vez creyó que hablaba de aquel esquizofrénico que arrojó a otra pobre chica a las vías de metro y perdió la pierna por ello. Un daño irreparable, si, pero de los que no deberían repetirse.
Lo de "autores intelectuales" creo haberlo oído hace unos meses cuando detenían a unos etarras en Francia; claro, que entonces nadie le dio importancia.

2 de noviembre de 2007, 18:15  

Publicar un comentario

<< Home