lunes, 30 de julio de 2007

El castigo del dominguero y del que no lo es

Sí, yo también fue de esa especie. Tengo que admitirlo y no es ninguna deshonra.
Cuando éramos guajes, llegaba el domingo y la familia se organizaba para coger la tortilla de patatas, el mítico filete ruso, pollo frito frío y la cocacola -artículo exclusivo que sólo entraba en casa para salir los domingos en aquellas fechas veraniegas- y se decidía un lugar para ir a tirarse todo el día. Unas veces era más cerca -el Práu de la Chalana- otras más lejos -la Playa de la Franca, el Puertu Tarna- y otras eran otras playas, como Rodiles.

Aquello era tremendo por la que se organizaba para pasar un día en la playa y recuerdo la primera vez que vi Rodiles, que nos soltaron del coche a todos los críos como si fuéramos animalinos enjaulados. Era la gloria aquello. Había un montón de árboles entre los que podías dejar el coche a la sombra y sacabas todos los bártulos para proceder a tirar a la familia a la bartola. Y tras la línea de arbolado, la playa. Una playa enorme de arena fina y blanca que olía a algo diferente... entre cacao y coco pero distinto.

rodiles

Luego, tras al agotador día en la playa, sufrías las tremendas caravanas para salir de allí porque claro, no sólo tu familia tuvo la idea de ir aquel día a aquella playa porque claro, es perfecta... O no.

caravana

Luego descubrí que había maneras más cómodas de ir a la misma playa, como los campings de la zona, por ejemplo. Y ya no eres un dominguero, si no que "asciendes"... al no sufrir esas caravanas -bueno a veces como en la foto también te tocan, además de estar literalmente parados en la autopista un domingo cualquiera -como el de ayer- porque no absorbe el tráfico de vuelta a casa-, al tener la casa al lado de la playa y no desplazarte como un caracol cargado hacia el mar...

pinar

Pero sigo respetando al dominguero y todos estos años viendo como evolucionó el asunto Rodiles... es como para echarse a llorar o intentar hacer lo que sea en defensa de ese dominguero y de los demás.

Por ejemplo, desde que la autovía pasa a unos 8-10 kilómetros de la playa, se notó una masificación brutal de la misma. Antes había gente pero desde esto, hubo días de no encontrar un hueco en la arena para extender la toalla... Es una de las playas más cercanas y creo que la única con esa sombra tan de agradecer para pasar la tarde junto al mar con estos calores. Es lógico que la gente se tire al matu. Entonces algún listo pensó en sacar tajada del asunto y "cobrar por entrar". Mira que no es bastante con que una paisana que no tenía por qué estar sacándose un sobresueldo en los baños te cobre 50 céntimos por echar una meadilla o simplemente por cambiarte de ropa, que encima te pregunta con esa vocecilla desagradable ¿qué vas a hacer? cuando pretendes entrar y te raciona el papel higiénico a la par que te apura como tardes más de un minuto... Al menos podía tenerlo en condiciones que cuando me pasó lo mismo en Portugal, le pagué con gusto el euro a la señora al ver cómo tenía quello de limpio y lo agradable que era la mujer. Pero aquí, quién sabe, a lo mejor estás cambiándote mientras usas el inodoro y no cotizaste por ello y claro, te lo exige...

La cosa del peaje no cundió, pero aun así hubo que joder al dominguero. ¿Cómo? Sólo hay que darse un paseo por la zona para que los que conocían cómo estaba anteriormente vean el tremendo estropicio en que ha consistido la reforma y mejora de la Playa de Rodiles.

¿En qué consiste la reforma? Básicamente se construyeron relativamente cerca dos parkings, por el momento gratuitos, se crearon zonas de aparcamiento para minusválidos, paseos que parten desde estas zonas por el pinar y uno paralelo al mismo desde el que se recorre toda la playa, y se replanteó la protección de las dunas en las que se cree que anidan pájaros. Todo esto tras cerrar los accesos al pinar para ubicar la red de paseos de madera y las plataformas con mesas y bancos para que los visitantes disfruten de la comida. Ideal todo, ¿verdad?

Ahora pongámosnos en la piel del dominguero medio: imaginemos que somos una familia compuesta por padre de sus cuarenta y tantos, madre de por la misma, dos hijos uno de los cuales va en silla aun y los abuelos, concretamente dos personas de sus 70 años una de las cuales anda con muletas.
Llegamos a la playa con esta situación familiar a las 11 como muy temprano tras bregar con la familia para meterlos a todos en el coche y salir hacia la playa. Antes llegabas, te metías con el coche en el pinar y asunto solucionado. Ahora llegas y tienes la tarjeta de minusválido por la abuela y piensas que lo metes en una de esas zonas a su uso destinada y estás cerca de la sombra y de la playa, pero todas las zonas de aparcamiento están ocupadas y los vehículos no presentan la tarjeta correspondiente. Puedes echarle jeta y meter el coche entre ellos y que se esperen a salir cuando tú marches que para eso están aparcados donde no debían... o puede que no. Que igual llegan los municipales y la multa es para tí. Así que una de dos: o te llevas a toda la familia al aparcamiento que queda en casa dios y luego vais todos cargados hasta las orejas con los bártulos playeros hasta el pinar, o posas a familia y enseres en la acera junto a los árboles y te vas sólo a aparcar. Optas por la segunda. Una hora después -porque los dos parkings estaban llenos, no tenías donde dejar el coche y encima una de las salidas estaba mal señalizada y te rascaron un lateral del coche por ir en dirección contraria, cruzarse dos coches y no entrar en paralelo- consigues llegar con mucha suerte al lugar donde dejaste a la manada y tras proceder a buscar un hueco para poner la mesa te encuentras con que las contadas que se colocaron tenían todas el cartel de "reservado" ya que alguien dejó sobre ellas una fiambrera, aunque no hay nadie por la zona... Y te entran ganas de hacer de Oso Yogui y comerte la fiambrera y mandar a su propietario cuando llegue a tomar pol culo por jeta. ¿No dicen que está por el Principado? Pues estaba así cuando llegué (r)...

Hay oleaje por lo que decides ir con los niños a la zona de la marisma que no tiene olas y no corren peligro, pero al llegar, descubres que donde antes podías dejar las cosas ahora hay una duna donde no se puede pisar y no hay espacio para dejar nada. Con lo cual, se jodió el baño y vuelves con dos críos insoportables uno del brazo y el otro en cuello pegando berridas de que quieren ir a bañarse... Pues va a ser que no.
Tras bregar toda la tarde con la familia, pagar los correspondientes x euros por las visitas al baño de turno, morir de calor hasta el chiringuito de los helados que queda en casa dios y volver a recogerlo todo y poner en modo espera a la familia mientras tú vas a por el coche, esperas la consiguiente hora en que la caravana de salida del parking te permita llegar a donde los dejaste a todos... Y los metes dentro del coche junto con los trastos, te incorporas a la caravana y tardas tres horas de reloj en llegar a casa en un trayecto que normalmente discurre en 40 minutos... Reventaste el domingo y llegas a casa más cansado que si estuvieras trabajando. Y de la que te comes la caravana piensas "menuda mierda que hicieron con esto de la rehabilitación de Rodiles".

Por eso es de loar el sufrimiento del dominguero.

Pero viéndolo desde el punto de vista del campista...
Eres una familia que tiene una caravana en un camping de la zona interior. Tienes tu casita y un modo de vida veraniego adaptado a los horarios sin prisas y a hacer el baño matutino, el vermut, la comida, el café, el baño de tarde y la cenita sin prisa ninguna. Y al día siguiente, vuelta a empezar porque no tienes que comerte la caravana al ir y venir.
Antes la playa estaba menos masificada, lo cual no impedía los atragantones de los fines de semana, pero a ti no te afecta. Tú estás allí, pero aún así sufres la cantidad tremenda de coches que llegan igualmente porque la carretera que pasa por delante de tu camping que es ahora un peligro para los críos, motivo por el cual no les puedes quitar un ojo ya que antes apenas pasaba un despistado por la zona y ahora, pasan como animales a toda hostia mil y un coches por segundo.
Tu bar de todos los días no tiene una mesa libre porque claro, la gente deja el coche en el aparcamiento de al lado y se toman algo... ¡Vaya descubrimiento que tiene una sidra cojonuda esti barucu de aquí tan escondido..!
Con demasiada marejada en la playa vas a bañarte a la marisma y te encuentras con que el poco sitio que deja la marea alta para tirar la toalla y que dejaron tras poner una duna vallada como espacio a no pisar, está ocupado por domingueros con críos... Antes había espacio para todos, ahora... Aparcas la toalla en un poste de la duna, te das el chapuzón y vuelves esquivando coches a diestro y siniestro que como locos quieren salir todos a la vez mientras vuelves al camping al final de la tarde y un tapón de coches intenta abandonar del aparcamiento pegando pitidos a ver si la cosa se acelera, mientras piensas "menuda mierda que hicieron con esto de la rehabilitación de Rodiles".

Es un hecho comprobado: quien hizo el proyecto tuvo buenas ideas pero se le escaparon al plasmarlas en el papel y lo que hizo fue una mierda pinchada en un palo.
Vale que haya mil paseos que antes no había concentrando a los paseantes que antes iban a su manera por toda la zona, vale que haya mesas para ponerse a comer y aparcamientos, pero a todo eso ya hay pegas y apenas empezó el verano:
  • Los paseos están muy bien pero para que quedasen derechos se excavó cortando las raíces de los pinos de la primera línea de playa y de otras zonas. A ver lo que duran esos árboles.
  • Las mesas son pocas y la basura sigue sin recogerse como debiera. Menos mal que el número de usuarios de la zona descendió en picado porque si no, este año nos llega la mierda al cuello...
  • Los parkings son pocos y están lejos y los destinados a minusválidos rara vez se ocupan por estos...
Quien gesta y lleva a cabo estos proyectos no debe ser ni dominguero ni muy consciente de que todos estos desplazados -como me llamó una vez con desprecio un médico que no era el mio en un pueblo donde veraneaba- dejan dinero en la economía de la zona, porque por mucho que se lleven la tortilla de casa, siempre cae el heladito o bebida de turno en los bares del lugar, si no van a por el pan en la tiendina de enfrente y de paso le compran una toalla al nene o el cubito con los aperos de arena que se dejó en casa.

Menuda mierda de mejora.

Fotos del pinar de Rodiles de aquí y de la panorámica de la playa de aquí.

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

Blogger Guti said...

No he estado en Rodiles (bueno, alguna vez, supongo) y no conozco el arreglo que han hecho. Pero tengo la solución:

- Para los coches que aparcan en zona de minusválidos sin la tarjeta: misil. Directamente. ¿No hay por ahí policía a la que se pueda llamar para que os abra sitio?

- Para el resto de los coches: la inmensa mayoría, sobran. No se puede seguir metiendo tantos coches en las playas. ¿Qué hace falta? Trans-por-te-pú-bli-co.

Sí, ya sé que da trabajo cargar con todas las cosas en transporte público. Pero más trabajo da pasar tres horas metido en un puto atasco. Así que lo que hay que hacer es eliminar tanto coche de las carreteras, y poner transporte público decente y frecuente.

Los servicios, sin embargo, deberían ser GRATIS.

31 de julio de 2007, 12:30  
Blogger Hiroshige said...

Ahí diste con dos problemas: la poli pasa -o al menos no está donde debería- y el transporte público que te lleva hasta la zona es insufrible, miserable y retira a las 7 de la tarde -creo que era el último- en verano, así es que la gente se amontona con el coche...
Lo de los servicios, ahí si que daba yo misil.

31 de julio de 2007, 12:39  

Publicar un comentario

<< Home