jueves, 2 de octubre de 2008

Políticas sociales y otros menesteres bien sonantes

Nunca en la vida se escuchó que un gobierno tuviese tantas y tantas prestaciones. Vamos, como un coche de lujo, que siempre te aporta un algo más. La cuestión es que estás tan harto de verlo a través de un cristal, sea de la tele o del concesionario, que cuando lo miras de cerca, este cochazo en el que pretendes moverte, ves que la realidad aparente es suplantada por el cartón piedra y que aquello que querías tener o que creías que necesitbas, no vale para nada.

No oigo más del gilipolleces y tonterías -como decía el chiste- últimamente en las noticias y cada vez que sale a relucir la palabra "crisis" junto a las de "búsqueda de solución", la cosa empeora, pero tremendamente.

Que si hemos superado económicamente a Italia, que si ahora vamos a cazar a Alemania, que si nuestra educación es la hostia en verso, que si ¡¡¡se ha reducido el paro!!! y que si los "otros, de aquella" tuvieron una huelga general. Muy simpático esto último: fue provocada -en teoría- por las condiciones del famosos decretazo para paliar el problema del paro. No lo dudamos.

Ahora, ¿qué se hace para paliar el paro? Te llenan las orejas -que no los oídos porque al fin y al cabo no acaba uno escuchando nada- de buenas palabras y... nada más. Llevo tiempo escuchando que se quiere fomentar los oficios y se llega a dar un sueldo a quien se apunte a cursos de ese tipo. Sueldos por cierto que ya quería haber cobrado yo cuando curraba de aquella y que se limitan a cuatro guajes. Porque vete tú a decir que quieres entrar en un curso de esos pero cobrando. Lo primero, no entras por x chorradas y lo segundo es que eso ya no se hará o vete a saber.

¡Joder, si en el último que hice había que coleccionar billetes de bus para que al menos te dieran el desplazamiento!

Dos veces en un país vecino vi como más de una persona trabajaba adecentando mobiliario o inmobiliario urbano: personas que piqueta en mano sentados en el suelo arreglaban un bache de una acera realizada con adoquines o que encalaban los bordillos de un parterre. ¿A que a nadie se le pasó por la cabeza que esto -más allá de contratar barrenderos y jardineros a bloque que se pasan el día tocándose los cojones literalmente, para decir que hay ocupación en tu escuela de jardinería local o que generas planes de empleo local para determinados grupos sociales- es una manera de generar empleo? Eso sí, siempre y cuando alguien controle que el trabajo se realice. Aunque si ni siquiera de eso se preocupan los que deberían de hacerlo porque implica "trabajar"... menos vamos a encontrar alguien que quiera arrodillarse a pintar bordillos.

A lo que íbamos: medidas sociales.

Una medida social no deja de ser una acción enfocada a la sociedad que se cree supuestamente necesaria. Una necesidad social es procurar la construcción de viviendas asequibles para todo el mundo. La medida es fomentar la construcción de vivienda social de precio "libre". Con dos cojones.

Una necesidad social es fomentar el acceso a las nuevas tecnologías por parte de todo el mundo. La medida es dar subvenciones para la compra de material informático de 350 euros, que se convierten en 500 si contratas una línea ADSL o similar. ¡Qué grandes! ¡Pero qué grandes estupideces! ¿No se paró ningún listo de esos del gobierno, que no tengo claro que se lean las partidas presupuestarias ni sepan de dónde coño llueve la pasta, a pensar que esto fomenta aun más si cabe la picaresca esta que tanto caracteriza al españolito de a pie, sea asturiano o de casa dios? Pues sí, supongo que sí:

"Hoy pido una subvención pa un pc pa mi, mañana la pide la mi muyer, pasao el guaje que tá empadronau cola wela y la semana que vien el welu que murió fae tres años, pero como tá tan jodida la cosa, nun lu dimos de baja y tamos cobrando la pensión pa poder llegar a fin de mes... Así, a 350 por cabeza y con un apañu fechu na tiendina del cuñau, apañamos perres pa casa y nun compramos más que un ordenaor."

¡Qué risa nos daba aquella Carne de Gallina y que historia más tristemente real contaba!
¿Alguien pensó en fomentar la apertura de centros acondicionados -aquellos ingestionables telecentros de los abro no los abro- para el acceso íntegro a las nuevas tecnologías pero comenzando por una alfabetización digital de todo el conjunto de la población? Eso sí sería un acceso a las nuevas tecnologías y no repartir dinero a bombo y platillo: con el grano, si lo siembras, mañana obtendrás más grano. Si te lo comes, mañana pasarás hambre.

¿Y cuando el que pide la subvención es quien realmente necesita el ordenador? Pues a ese fijo que le toca hacerlo en el plazo que quedó suspendido de dicha medida regalista o no lo cobra nunca. De todos modos, seguro que se las apaña para hacerse con un ordenador, o al menos lo intentará por otras vías. Quien pide la subvención por pedirla, irá simplemente tras el grano para la comida de hoy.

Por otro lado está el punto de esa ley de dependencia y de los salarios para aquellos que al tener que cuidar de alguien que depende totalmente de esta persona, no puede acceder a un puesto de trabajo. Era una idea cojonuda: le pagas y das de alta en la seguridad social a una persona que esta trabajando en casa como auxiliar de ayuda a domicilio, o directamente como ayuda a domicilio. Esperaban como mucho uno o dos miles de personas que solicitasen dichas ayudas. La realidad es que fueron completamente superadas esas expectativas y el fondo reservado -por llamarlo de alguna manera- se quedó vacío, o eso creemos algunos.

Una vez más la práxis revienta la utopía maravillosa convertida en ley. Quizás de nuevo por esa picaresca. Quizás porque esta población envejecida necesita algo más que geriátricos de lujo donde se puede un inquilino morir entre la mugre pese a pagos millonarios. Quizás porque se creía perdido aquello tan denostado tras la dictadura llamado "espíritu del hogar familiar" y realmente la gente sigue cuidando de sus mayores.

Esto último algunos, otros no tanto.

La cuestión es que -por caso conocido- hoy, a comienzos de octubre del 2008, las solicitudes de esa prestación se están gestionando para dentro de tres años mínimo. ¿Dentro de tres años dónde estaremos? Algunos calvos, para joder así la tramitación de la ayuda que vendrá denegada al estar la persona a cargo dando malvas. ¡Qué listos estos burócratas gubernamentales!

Gobernar un país ha de ser jodido, pero sentarse a ver cómo la mierda fluye y se provocan agitaciones sociales llenas de sonrisas con unas palabritas... En fin, que me cabreo mucho.

Vamos, que hoy encontré esto y no pude dejar de sentirme un poco más robada, un poco más cabreada y un poco más defraudada por este gobierno provincial comandado por un comedor de pinchos compulsivo y estrechador de manos allá donde haya un fotógrafo de por medio.


Políticas sociales son porque seguro que benefician al colega de alguien y eso sin duda es un bien social, aunque la sociedad beneficiada sea económica, restringida y muy muy reducida.

Qué asco dan, sean del partido que sean.

Etiquetas: , , , , ,

2 Comments:

Blogger Laurix said...

Hoy me has dejado sin palabras. No se me ocurrian a mi todas esas picarescas...

2 de octubre de 2008, 14:35  
Blogger Hiroshige said...

Laurix, dudo mucho que sea cosa exclusiva de Asturias lo de la picaresca, pero las cosas a veces resultan inimaginables. Si no viste la peli de Carne de Gallina, échale un ojo. Es una comedia, pero con la cruda realidad.

2 de octubre de 2008, 14:59  

Publicar un comentario

<< Home