viernes, 26 de mayo de 2017

De Punta

Debe de ser la crisis de los 40 de la que tanto hablan, o será que la he superado, o que llevo mucho tiempo sin dolor y eso me sienta bien.

O serán los antidepresivos lo que me sientan bien, a saber.

He encontrado un costillo que me mola, un color que me mola, un dibujo que me mola. Todos ellos me acompañan, parece que están hechos para mi y que me devuelven la sonrisa aunque tenga un día de malo.

Y cada día que pasa tengo más claro las cosas que realmente importan.

Supongo que el tema era eso: aprender a decir hasta aquí, esto sí, esto no y lo demás a la mierda.

Me pongo la ropa que me da la gana, tengo la pinta que me da la gana, hago lo que me da la gana.

Llevo media cabeza rapada, los pendientes que me da la gana...

Parezco una macarra... Pero al menos sé que no le he fallado a nadie a quien quiero y menos a mi misma.


Sí, debe ser que pasé la crisis de los 40, a mi manera.

En fin.

La música me sigue poniendo los pelos de punta.


Kaleo, Way Down We Go

Etiquetas: , ,

miércoles, 24 de mayo de 2017

Algo más que espantar moscas con el rabo

Es curioso cuando se recuerda un sueño entero.
Normalmente no son muy normales aunque mientras sueñas es todo perfectamente normal.
Si no duermes, no duermes, pero te das cuenta de que duermes porque recuerdas que has soñado algo y la cosa se vuelve más rara aun.
Pero lo más raro del tema es soñaren otros idiomas. Es una cosa que no me acabo de explicar y ya me pasó varias veces.

Lo gracioso del sueño de anoche es que lo recuerdo completo y tiene su aquello.

Estaba con la enana en una clase que daba un estudiante de intercambio a niños pequeños en inglés y les daba un ejercicio que versaba sobre las creencias de las personas en las diferentes culturas. Comenzaba explicándoles que en los países anglosajones se atribuía mal augurio al viernes 13, aquí al martes 13 y el ejercicio iba sobre la escritura de un relato corto sobre la mala suerte.

La gracia es que ahí estaba yo, sentada en un cole entre críos de 3-4 años que apenas se sabían las letras, recibiendo clases en inglés y haciendo un ejercicio de redacción en un idioma extranjero.

El relato....

Wenn my grandmother died, she let me a ring with a letter.
It was a precious gold ring with a red stone, that looks like a red drop of blood.
I was very sad about her dead, but I though that it could be a good idea to use this a wedding ring and I did it.

I didn't want to  open the letter and read the last words of my grandmother. It would be our last conversation and I didn't want to say good by.

Bad idea.

All my life went down since I put the ring in my finger.

I lost my husband, my job, my hause, my life.

If I had opened the letter, I had read the warning of my bigger friend, as I did a lot of years before:

Dear I.,

please, destroy this ring. It's caused all the disasters of my life.

I'm sure, you are going to do it.

Love you, 

Grandma

 How can I be so stupid?


No tengo claro si habría aprobado el ejercicio ni si el nivel de inglés hubiera sido el suficiente para una clase de niños de 3-4 años, pero tiene guasa soñar tales cosas e inventarse relatos cortos en idiomas que no son el tuyo mientras duermes.

Lo siguiente que recuerdo tras terminar de escribir el relato es que estaba fregando platos en la misma clase, que se había transformado en una especie de sala de cine con cocina y estaba rebañando un bol de nata montada.

Estaba rica.


Primus, The Devil Went Down to Georgia

Etiquetas: ,

domingo, 14 de mayo de 2017

Wenn sie tanzt

Mein eigenes Leben.

Ich liebe dieses Lied.

Und Frida.


Max Giesinger, Wenn Sie Tanzt

Einmal kann man ihnen hassen, einmal kann man ihnen lieben... Kinder.

Etiquetas: ,

viernes, 5 de mayo de 2017

Ale Ale


Willy William, Ego

Etiquetas:

Walk


Kwabs, Walk

Etiquetas:

jueves, 4 de mayo de 2017

Topos

¿Conocéis el famoso juego en el que un topo asoma la cabeza y alguien con un mazo lo golpea?

Creo que es una metáfora de la vida o al menos de la sociedad española: alguien aparenta que se divierte mientras que golpea la cabeza de alguien que asoma.

Soy lo que los psicólogos llamarían un "pesimista de libro".

No lo puedo evitar, lo he sido toda mi vida y no voy a cambiar a estas alturas, aunque yo prefiero decir que soy una "realista": veo las cosas como son y no les pongo maquillaje. Si algo es una mierda, es una mierda, lo llamo mierda y listo.

Podría denominarse Síndrome de Asperger, tengo mis dudas, nunca me lo diagnosticaron y tampoco es que me importe demasiado, aunque también podría ser debido a la evolución personal y todas esas zarandajas. Es que llega una edad en la que lo que menos te importa es mantener la fachada...

A lo que iba.

El tema del pesimismo.

He hecho prácticamente de todo en esta vida, salvo sexar pollos. La mera imagen del tío con cara de drogado agarrando a los emplumados amarillos y depositándolos en una u otra bandeja en base a palpaciones me pone los pelos de punta...

He pasado por lo de plantar árbol, tener hijo, escribir libro, montaré en globo pronto -espero-, organicé saraos a lo bestia... y lo hice, con y sin ayuda, yo y mi pesimismo.

Hostia, pero... ¿y no serás entonces una de esas personas pro activas de las que tanto se habla y que tanto molan?

Sí y no.

¿Por qué?

Porque un Pesimista es un Proactivo con los cojones hinchados de proponer cosas, organizar cosas, servir cosas en bandeja de plata y que le tiren piedras por hacer cosas que benefician a todo cristo.

Y es que este país de mierda está lleno de gente que se piensa que si alguien quiere hacer algo, hay que joderlo.

Si los invitan a participar, es porque algo malo hay detrás y hay que joderlo.

Si lo conocen y saben que hace cosas, hay que joderlo para que no las haga.

Y luego están los "padefos" -me encanta la palabra-: "PAso DE Follones". ¡Pero si te lo dan hecho alma de cántaro!

En fin...

Que mejor nos sacábamos un poquito la cabeza del culo y colaborábamos un poco, que tanto plan de empleo equivocándose, tanto semillero de empresas hablando de crear sinergías y tanto filósofo social mintiendo sobre las conexiones neuronales de la humanidad no puede ser bueno.

Nunca me hizo gracia el puto juego de los topos.

Seguiré asomando la cabeza, soy pesimista.

Qué le voy a hacer.

Etiquetas: ,